Delitos forestales

Los bosques son esenciales para la salud humana. Neutralizamos las redes responsables de la tala ilegal.

Problemática

Los delincuentes responsables de la tala ilegal no solamente destruyen la biodiversidad, sino que también ponen en peligro los medios de vida de aquellas personas que dependen de los recursos forestales. Por ejemplo, la deforestación ilegal puede ocasionar desprendimientos de tierra e impedir a comunidades dependiente de los bosques el acceso a alimentos, medicamentos y combustibles.

La tala ilegal contribuye directamente al cambio climático. Se estima que representa un 17 % de las emisiones de carbono mundiales, más que todo el tráfico mundial aéreo, ferroviario, marítimo y por carretera combinado. El comercio ilícito de madera asciende a miles de millones de dólares al año.

Los grupos delictivos explotan especies de madera amenazadas de gran valor, como el palisandro y la caoba, blanquean madera talada de forma ilícita mediante plantaciones y empresas agrícolas tapadera, y talan ilegalmente en zonas protegidas, territorios indígenas o fuera de los límites de las concesiones.

Los delitos pueden ocurrir en cualquier punto de la cadena de suministro, desde la recolección y el transporte, al procesado y venta. Normalmente están asociados a otras actividades ilegales como fraudes relacionados con pasaportes, corrupción y blanqueo de capitales.

Global Timber Supply Chain

Nuestra respuesta

El equipo de INTERPOL de aplicación de la ley en materia forestal apoya a las fuerzas del orden que trabajan a lo largo de toda la cadena de suministro de la madera con el fin de neutralizar las redes delictivas internacionales. Asistimos a los países miembros identificando modus operandi y rutas del tráfico, impulsando el intercambio de información policial y coordinando operaciones e investigaciones transfronterizas dirigidas a redes implicadas en delitos forestales.

Llevamos a cabo un completo programa de formación y capacitación destinado a organismos encargados de la aplicación de la ley, con programas regionales y nacionales en África, Asia y Latinoamérica. Asimismo, ayudamos a organizaciones de la sociedad civil a conectar con las fuerzas del orden para compartir información sobre tala ilegal y otros delitos forestales.

Proyectos y operaciones

Proyecto Leaf

El proyecto Leaf es nuestra iniciativa para abordar la tala ilegal y lograr que una red internacional se cierna alrededor de los delincuentes que explotan y destruyen el medio ambiente. Como parte del proyecto, ponemos en marcha innovadoras operaciones basadas en información contra los implicados en la tala ilegal.

Asimismo, trabajamos para desarrollar aún más las competencias, capacidades y habilidades de los organismos encargados de la aplicación de la ley, ayudando así a los países a gestionar de forma sostenible sus recursos naturales y detener a los autores de delitos forestales.

Operación Amazonas II (2015)

Esta operación tuvo como objetivo el comercio ilegal de madera procedente de Sudamérica y América Central. Dio como resultado la incautación de madera por un valor de unos 47 millones USD y la detención de 328 individuos.

Operación Log (2015)

La operación Log estuvo dirigida al comercio ilegal de madera procedente de África Occidental. Dio como resultado la incautación de madera de palisandro por un valor de unos 90 millones USD y la detención de 21 individuos implicados en el comercio ilegal de esta especie.

Operación Putumayo (2014)

Dirigida por el Ministerio Público de Perú, esta operación tuvo como objetivo la tala ilegal y las explotaciones mineras ilegales a lo largo de las fronteras entre Perú, Colombia y Brasil. Las incautaciones se estimaron en 20 000 m³ de madera, valorados en unos 31 millones USD.

Grupo de trabajo sobre delincuencia forestal

Nuestro grupo de trabajo sobre delincuencia forestal está formado por un grupo de expertos que ofrecen asesoramiento estratégico a fin de mejorar la eficacia de las operaciones de aplicación de la ley en el sector forestal. El grupo ha puesto en marcha varias operaciones exitosas, inclusive la Operación Amazonas II (2015) y la Operación Log (2015). Elabora directrices y metodologías, y organiza formación para distintos agentes implicados en la lucha contra la delincuencia forestal, desde organismos gubernamentales a comunidades rurales dependientes de los bosques.