Ciberdelincuencia

Los ataques cibernéticos no conocen fronteras y evolucionan a gran velocidad. Internet también facilita una serie de delitos más tradicionales.

Problemática

Piratería informática. Programas maliciosos. Botnets. Red oscura. Ciberdelincuencia como servicio.

Con el uso de las nuevas tecnologías para cometer ataques cibernéticos contra gobiernos, negocios e individuos, palabras y frases que hace una década apenas existían, forman ahora parte de nuestro vocabulario diario. Estos delitos no conocen fronteras, ni físicas ni virtuales, causan importantes daños y suponen un peligro muy real para las víctimas de todo el mundo.

La «ciberdelincuencia pura» se refiere a delitos contra computadoras y sistemas de información, con el objetivo de lograr el acceso no autorizado a un dispositivo o negar el acceso a un usuario legítimo.

Las formas tradicionales de delincuencia también han evolucionado. Las organizaciones delictivas utilizan cada vez más Internet con el fin de facilitar sus actividades y maximizar los beneficios en el menor tiempo posible. Estos delitos facilitados por medios electrónicos no son necesariamente nuevos – robo, fraude, juegos de azar ilícitos, venta de medicamentos falsificados – pero han adquirido una nueva dimensión en línea.

La ciberdelincuencia crece a un ritmo muy acelerado, con nuevas tendencias emergiendo continuamente. La policía debe por tanto mantenerse al día en las nuevas tecnologías, con el fin de comprender las posibilidades que crean para los delincuentes y su uso como herramientas para luchar contra la ciberdelincuencia.

Actividades