Afiliación a INTERPOL

Perspectiva de la afiliación desde nuestra fundación

Comisión Internacional de Policía Criminal

La Comisión Internacional de Policía Criminal (CIPC) fue la antecesora de INTERPOL. Se creó durante el 2º Congreso Internacional de Policía celebrado en Viena en 1923.

Los países participantes en el congreso de 1923 fueron: Alemania Austria, Checoslovaquia, Dinamarca, Estados Unidos, Egipto, Fiume, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Japón, Letonia, Países Bajos, Polonia, Rumanía, Suecia, Suiza, Turquía, y Yugoslavia.

No eran formalmente países miembros, pues en aquella época la afiliación a la CIPC era por elección de forma individual (generalmente jefes de policía) y no países.

La Organización Internacional de Policía Criminal

Si bien se nos conoce como INTERPOL, nuestra denominación oficial es Organización Internacional de Policía Criminal - INTERPOL. La organización se creó con la adopción de su Estatuto el 13 de junio de 1956 durante la 25ª Asamblea General celebrada en Viena.

Los estados fundadores fueron:

Antillas Neerlandesas, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Birmania, Camboya, Canadá, Ceilán, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Egipto, España, Estados Unidos de América, Finlandia, Filipinas, Francia, Grecia, Guatemala, India, Indonesia, Irán, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Jordania, Líbano, Liberia, Libia, Luxemburgo, México, Mónaco, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Paquistán, Portugal, República Dominicana, Reino Unido de Gran Bretaña y Norte de Irlanda, República Federal de Alemania, Sarre, Siria, Sudán, Suecia, Suiza, Surinam, Tailandia, Turquía, Uruguay, Venezuela, Yugoslavia.

Criterios de afiliación

El artículo 4 del Estatuto de INTERPOL establece los criterios y el proceso de afiliación a la Organización. En 2017, la Asamblea General aprobó la resolución GA2017-86-RES-01 en la que se interpreta el artículo 4 y se aclaran los criterios y el proceso.

Aumento del número de miembros

El número de miembros ha ido creciendo con los años, en parte debido a la creación de nuevos Estados soberanos que se han unido a la Organización, especialmente tras la ola de descolonizaciones en la segunda mitad del siglo XX y el fin de la guerra fría.

En 1967 contábamos con 100 países miembros, pasando a 150 países en 1989 y a 194 en 2018.