219 detenciones y 1 374 víctimas identificadas en la semana de acción contra la trata de personas

24 de junio de 2024
La operación Global Chain se centró en casos de explotación sexual, realización forzada de actividades ilícitas y mendicidad forzada

Lyon (Francia) – Una operación conjunta a gran escala contra la trata de personas ha permitido detener a 219 personas e identificar a 1 374 posibles víctimas (entre ellas, 153 menores) en 39 países.

La operación Global Chain, ejecutada del 3 al 9 de junio de 2024 y dirigida por Austria, con la coordinación de Rumania, Europol, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) e INTERPOL, tenía por objeto desarticular las redes delictivas que representan un peligro grave y se centró en casos de explotación sexual, realización forzada de actividades ilícitas y mendicidad forzada.

En la operación se animó a las autoridades nacionales a llevar a cabo en sus países respectivos las actividades previstas, a facilitar la cooperación transfronteriza y a concienciar al público sobre estos delitos. El enfoque adoptado implicó la participación de las fuerzas policiales y aduaneras de distintos continentes y se centró en las redes delictivas dedicadas a la trata de personas, con especial atención a los casos en los que las víctimas eran menores.

Apertura de 276 investigaciones

Se inspeccionaron distintos focos conflictivos de todo el mundo, en los que los agentes buscaron indicios de trata y documentos de viaje falsificados. Las verificaciones efectuadas en las bases de datos mundiales de INTERPOL dieron 12 resultados positivos, incluidos dos relativos a personas objeto de notificaciones rojas de INTERPOL.

Para cotejar los datos recopilados sobre el terreno y posibilitar el intercambio de información entre los países participantes, los funcionarios trabajaron juntos en un centro de coordinación instalado en la sede de Frontex, sita en Varsovia (Polonia).

A lo largo de esta semana de acción, se pusieron en marcha un total de 276 investigaciones nuevas y la identificación de 362 sospechosos adicionales. Las autoridades también se incautaron de 2 074 haberes de origen delictivo, tales como cantidades en efectivo o dispositivos, y descubrieron 363 documentos fraudulentos.

Aspectos destacados de la operación

En un caso especialmente difícil, las fuerzas del orden húngaras detuvieron a una pareja local sospechosa de explotar sexualmente a seis de sus hijos, así como de obligarlos a mendigar por la calle. En el caso participaron especialistas judiciales, médicos y psicólogos, y los menores se encuentran ahora en un régimen de protección.

Los agentes irlandeses llevaron a cabo actividades de sensibilización en lugares estratégicos
Las verificaciones efectuadas en las bases de datos mundiales de INTERPOL dieron 12 resultados positivos
Durante la edición de 2024 de la operación Global Chain, se llevaron a cabo inspecciones
Edición de 2024 de la operación Global Chain
Las víctimas fueron entrevistadas y acogidas en un régimen de protección
La operación Global Chain estuvo dirigida contra las redes delictivas dedicadas a la trata de personas
Las fuerzas del orden se incautaron de 2 074 haberes de origen delictivo
/

Las fuerzas del orden de Vietnam descubrieron un entramado de trata de personas en el que estaba implicado un intérprete chino que trabajaba para una empresa de Laos. El sospechoso había engañado a 14 ciudadanos vietnamitas prometiéndoles trabajos bien pagados en el extranjero, cuando en realidad luego les obligaba a crear cuentas falsas en línea que eran utilizadas para cometer estafas. Las víctimas, a las que se les confiscaban los documentos, trabajaban jornadas de 12 horas, que se convertían en 14 si no conseguían captar a otras personas. Además, la red extorsionaba a sus familias, supeditando la vuelta a Vietnam de sus allegados al pago de hasta 10 000 USD. Este caso pone una vez más de relieve la tendencia consistente en la trata de personas para obligarlas a cometer fraudes en línea, detectada por primera vez por INTERPOL en el sudeste asiático durante la operación Storm Makers en marzo de 2022, y más tarde en otras regiones, lo que llevó a la publicación de una notificación naranja de INTERPOL.

Los organismos encargados de la aplicación de la ley de Rumania detuvieron a un sospechoso de captar a víctimas menores de edad provenientes de entornos desfavorecidos y forzarlas a mendigar o exponerlas a explotación sexual. El traficante se quedaba con las ganancias y usaba la violencia física para ejercer control sobre las víctimas.

La Policía Nacional de Ucrania desarticuló un grupo de delincuencia organizada cuyo objetivo eran las personas vulnerables, mediante la identificación de tres sospechosos que controlaban a unas doce víctimas y las forzaban a mendigar. En otro caso, los policías detuvieron a un sospechoso de haber obligado a una persona con discapacidad a contraer un matrimonio fraudulento. Las autoridades ucranianas han puesto a la víctima en un régimen de protección.

Richard Chambers, el director de Delincuencia Organizada y Nuevas Tendencias Delictivas de INTERPOL, comentó lo siguiente con respecto de los resultados:

“Las operaciones como Global Chain demuestran que ningún país o continente está a salvo de la trata y la explotación. Tanto si la trata la cometen miembros de la familia como si es obra de grupos delictivos con un alto grado de organización, el impacto sobre las víctimas es devastador. En nuestra condición de comunidad mundial de las fuerzas del orden, nos comprometemos a intercambiar toda la información policial esencial que sea necesaria para poner a los autores de estos delitos en manos de la justicia”.

Jean-Philippe Lecouffe, subdirector ejecutivo de Operaciones de Europol, declaró:

“Para luchar contra las personas que explotan a los más vulnerables, es fundamental que las fuerzas del orden y las autoridades encargadas de la protección de fronteras cooperen estrecha y eficazmente a escala internacional. Los resultados impresionantes obtenidos este año demuestran que la mejor manera de combatir el delito execrable de la trata de personas es actuando juntos”.

Lars Gerdes, subdirector ejecutivo de Operaciones de Frontex, explicó:

“La trata de personas es un delito infame que se aprovecha de las personas vulnerables y socava nuestros valores comunes de dignidad humana y libertad. Detectar estos delitos es increíblemente difícil, debido a la frecuente ausencia de testimonios de las víctimas, que conduce a que un gran número de casos nunca se denuncien. De ahí que nuestra cooperación a escala internacional sea crucial”.

La semana de acción se llevó a cabo bajo los auspicios de la plataforma multidisciplinar europea contra las amenazas delictivas (EMPACT), con el apoyo adicional del programa EU4FAST y de los proyectos Turquesa e I-FORCE de INTERPOL.

Países participantes:

Albania, Alemania, Austria, Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Chipre, Colombia, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Kosovo*, Letonia, Lituania, Macedonia del Norte, Malta, Moldova, Montenegro, Nigeria, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumania, Serbia, Suecia, Suiza, Tailandia, Ucrania y Vietnam.

* Esta denominación se entiende sin perjuicio de las posiciones sobre su estatuto y está en consonancia con la resolución 1244 (1999) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y con el dictamen de la Corte Internacional de Justicia sobre la declaración de independencia de Kosovo.

Países participantes