286 detenidos en una operación mundial contra la trata de personas y el tráfico de migrantes

26 de julio de 2021
La policía rescata a 430 víctimas de trata de personas e identifica a 4 000 migrantes en situación irregular procedentes de 74 países.

LYON (Francia) - Los grupos delictivos que se dedican a la trata de personas y al tráfico de migrantes han sufrido un duro golpe en una operación coordinada por INTERPOL, que se ha saldado con la detención de 286 sospechosos en todo el mundo.

Los policías de 47 países que participaron en la operación Liberterra, llevada a cabo del 5 al 9 de julio, efectuaron cerca de 500 000 inspecciones en aeropuertos y puestos de control fronterizo y también en puntos críticos de actividad identificados gracias a los de servicios de inteligencia y a la investigación policial.

Los guardacostas de Túnez rescataron a 69 migrantes procedentes de 11 países africanos que habían efectuado una llamada de auxilio desde la embarcación en la que viajaban.
Los guardacostas de Túnez rescataron a 69 migrantes procedentes de 11 países africanos que habían efectuado una llamada de auxilio desde la embarcación en la que viajaban.
Durante la operación se descubrió a unos 4 000 migrantes indocumentados procedentes de 74 países; 68 de ellos se encontraban en Croacia.
Durante la operación se descubrió a unos 4 000 migrantes indocumentados procedentes de 74 países; 68 de ellos se encontraban en Croacia.
Los agentes sudaneses rescataron a 253 víctimas de trata de personas y detuvieron a 32 personas.
Los agentes sudaneses rescataron a 253 víctimas de trata de personas y detuvieron a 32 personas.
Los Emiratos Árabes Unidos acogieron en su territorio la unidad de coordinación de la operación Liberterra.
Los Emiratos Árabes Unidos acogieron en su territorio la unidad de coordinación de la operación Liberterra.
La policía de El Salvador detuvo a sospechosos de trata de personas y tráfico de migrantes.
La policía de El Salvador detuvo a sospechosos de trata de personas y tráfico de migrantes.
/

Las fuerzas del orden rescataron a unas 430 víctimas de trata de personas e identificaron a 4 000 migrantes indocumentados procedentes de 74 países; muchos de ellos necesitaron servicios médicos y psicológicos además de alojamiento, y fueron acogidos por los servicios sociales.

La operación también llevó a la apertura de 60 investigaciones transnacionales. Los documentos de identidad falsos o robados siguen siendo la llave maestra que permite a las personas cruzar ilegalmente las fronteras, y en los cinco continentes se incautaron documentos de este tipo. El primer día de la operación, las autoridades de Tanzania detuvieron a un conductor de autobús ugandés que transportaba de Kampala a Dar es-Salam una caja con 169 pasaportes falsos.

El Secretario General de INTERPOL declaró: "La operación Liberterra permite hacerse en cinco días una idea del panorama mundial del tráfico y la trata de personas, y de cómo las redes delictivas multinacionales, altamente organizadas, se centran en un solo objetivo: ganar dinero.”

“El desmantelamiento de 22 grupos delictivos también viene a demostrar lo que se puede conseguir con una acción policial coordinada a escala mundial."

Grupos delictivos desarticulados en todo el mundo

Entre los principales logros alcanzados cabe destacar los siguientes:

  • La policía de Argelia desmanteló un grupo de pasadores dedicado a las rutas marítimas hacia las costas europeas.
  • En Colombia se desarticularon dos organizaciones delictivas y se practicaron 22 detenciones. Un grupo se dedicaba al tráfico de migrantes hacia Estados Unidos, y el otro introducía en Colombia a migrantes de Cuba y Haití desde Ecuador. También se detuvo a dos personas que eran objeto de sendas notificaciones rojas de INTERPOL, buscadas a escala internacional a petición de España por tráfico de personas.
  • La policía de Ecuador detuvo a ocho sospechosos que introducían a migrantes en Estados Unidos a través de una agencia de viajes legítima, utilizada como tapadera para reservar billetes de avión para vuelos con escala en México.
  • La policía de Ghana interceptó a dos sospechosos nigerianos acusados de dirigir una red de trata de personas entre Ghana, Togo, Benín y Nigeria.
  • En Macedonia del Norte se detuvo a seis miembros de un grupo de delincuencia organizada. El cabecilla había estado trabajando con cómplices en el Próximo Oriente para introducir clandestinamente en Grecia a migrantes procedentes de Afganistán, Bangladesh, Pakistán y Siria.
  • La policía de Sudán rescató a 253 víctimas de trata y detuvo a 32 personas.
  • En España se desmanteló un grupo de delincuencia organizada radicado en este país que se dedicaba a transportar migrantes por mar entre Argelia y la costa española.

Explotación de los más vulnerables

Los traficantes, centrándose en obtener los mayores beneficios posibles, facilitaron el paso de los migrantes sin ocuparse de su seguridad ni de su bienestar.

Croacia y Nicaragua informaron de accidentes de tráfico mortales que se produjeron cuando los traficantes intentaban eludir controles de carretera. En Eslovenia unos migrantes fueron obligados a viajar dentro de casetas para perros. En Grecia los migrantes declararon haber pagado hasta 2 000 euros cada uno por un viaje de cuatro horas en automóvil para atravesar el país. Los guardacostas tunecinos rescataron a 69 migrantes de 11 países africanos tras haber recibido una llamada de auxilio desde la embarcación donde viajaban.

A lo largo de la operación, la policía también rescató a un cierto número de víctimas de trata que eran menores de edad. En el Líbano se tomó declaración a siete niñas relacionadas con una red internacional de explotación sexual y trata de personas. Unas víctimas menores de edad de Venezuela habían denunciado haber recibido amenazas de muerte por parte de los traficantes de personas para aceptar ser sometidas a explotación sexual.

Los países miembros aprovecharon la oportunidad para sensibilizar sobre este problema; cabe señalar el caso de los Emiratos Árabes Unidos, que inició una campaña de sensibilización en los centros de contratación de trabajadores domésticos.

Capacidades policiales de INTERPOL

Las bases de datos de INTERPOL fueron consultadas 508 000 veces, y las notificaciones resultaron cruciales para localizar y detener a personas buscadas. Por ejemplo, la policía del Reino Unido detuvo a seis prófugos buscados por distintos países de Europa por tráfico de migrantes y trata de personas vinculada a la explotación sexual.

En Brasil, Colombia, Curazao y Panamá también se detuvo a prófugos objeto de notificaciones rojas buscados por otros delitos, como tráfico de drogas, violación y blanqueo de capitales.

Tres unidades de coordinación operativa situadas en Panamá, Sudán y los Emiratos Árabes Unidos prestaron su apoyo a los países participantes en la operación, a las que se sumó una unidad central de apoyo situada en Lyon, en la Secretaría General de INTERPOL.

Colaboración de entidades externas

Esta operación conjunta contó con el apoyo de varias entidades externas, la Organización Internacional para las Migraciones, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, y Europol.

La operación se llevó a cabo bajo los auspicios del Proyecto Flyway, financiado por Noruega, el centro Operativo Regional en apoyo del proceso de Jartum y la Iniciativa UA-Cuerno de África, y la Fundación INTERPOL por un Mundo más Seguro.

Países participantes

Arabia Saudí, Argelia, Austria, Bélgica, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Catar, Chile, Colombia, Costa Rica, Croacia, Curazao, Ecuador, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovenia, España, Estados Unidos, Ghana, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, Irak, Kenia, Líbano, Macedonia del Norte, Marruecos, México, Nicaragua, Omán, Pakistán, Panamá, Perú, Portugal, Reino Unido, República Dominicana, Serbia, Siria, Sudán, Tanzania, Túnez, Turquía, Uganda, Venezuela, Vietnam y Zimbabue.