Base de datos internacional sobre explotación sexual de menores

Esta base de datos ayuda a los especialistas en identificación de víctimas de todo el mundo a analizar y comparar imágenes de abuso sexual de menores.

Nuestra base de datos internacional de imágenes y vídeos sobre explotación sexual de menores (ICSE) es un instrumento de investigación e información policial, que permite a los investigadores especializados intercambiar datos sobre casos de abuso sexual de menores.

Mediante el uso de programas de comparación de imágenes y vídeos, los investigadores pueden establecer conexiones instantáneas entre víctimas, agresores y lugares. La base de datos evita la duplicación de esfuerzos y ahorra un tiempo muy valioso, pues permite a los investigadores saber si una serie de imágenes ya se ha descubierto o identificado en otro país, o si tienen características similares a otras imágenes.

Asimismo, permite a investigadores especializados de más de 50 países intercambiar información y datos con homólogos de todo el mundo.

8 pasos para identificar a los menores victimas de abusos sexuales

Mediante el análisis del contenido digital, visual y audio de fotografías y vídeos, los expertos en identificación de víctimas pueden obtener pistas, identificar solapamientos entre casos y combinar sus esfuerzos para localizar a víctimas de este tipo de abuso.

La base de datos de INTERPOL sobre explotación sexual de menores contiene más de 1,5 millones de imágenes y vídeos, y ha ayudado a identificar a 17 500 víctimas de todo el mundo.
Base de Datos Internacional de INTERPOL sobre Explotación Sexual de Niños

Jóvenes víctimas, abusos graves

La mayoría de las personas no se dan cuenta que cuando se habla de abuso sexual de menores, esto incluye el abuso de niños muy pequeños, incluso bebés.

Tras el examen de una selección aleatoria de vídeos e imágenes en la base de datos ICSE, INTERPOL y ECPAT International publicaron en febrero de 2018 un informe conjunto titulado Towards a Global Indicator on Unidentified Victims in Child Sexual Exploitation Material.

El estudio identificó una serie de tendencias alarmantes:

  • Cuanto más joven era la víctima, más grave era el abuso.
  • El 84 % de las imágenes contenía actividad sexual explícita.
  • Más del 60 % de las víctimas no identificadas eran prepubescentes, inclusive bebés y niños pequeños.
  • El 65 % de las víctimas no identificadas eran niñas.
  • En las imágenes de abusos graves era probable ver a niños, más que niñas.
  • El 92 % de los agresores visibles eran hombres