Financiación

La financiación de nuestras actividades procede en su mayor parte de fuentes gubernamentales.

Disponemos de dos fuentes de ingresos principales: contribuciones estatutarias de nuestros miembros y financiación voluntaria para nuestras actividades.

El presupuesto total de INTERPOL en 2018 fue de 137 millones de euros.

Contribuciones estatutarias

Todos los países miembros pagan anualmente una contribución estatutaria a INTERPOL; es un pago obligatorio. La Asamblea General acuerda cada año la cantidad que debe abonar cada país según una escala adaptada de las contribuciones a las Naciones Unidas, basada esencialmente en cuestiones económicas. 

En 2018, las contribuciones estatutarias supusieron un total de 57 millones de euros.

Las contribuciones estatutarias financian por lo general los gastos operativos de la Secretaría General y algunas de las principales actividades policiales, de formación y de apoyo, de acuerdo con nuestras prioridades estratégicas.

Financiación voluntaria

Las necesidades actuales de la lucha contra la delincuencia sobrepasan con creces los recursos tradicionales que los países miembros pueden poner a disposición de INTERPOL mediante sus presupuestos destinados a la policía. Por ello, intentamos establecer asociaciones y buscamos financiación adicional para nuestras actividades y proyectos especiales.

En 2018, las contribuciones voluntarias (en efectivo, en especie y de generación propia) alcanzaron 80 millones de euros. Las contribuciones pueden destinarse a una determinada actividad o no asignarse a ningún fin específico. Las contribuciones en especie pueden ser personal (25 % de nuestro personal está formado por funcionarios de policía puestos a disposición por los países miembros), espacio para oficinas y equipos.

¿Quién aporta financiación voluntaria?

La mayor parte de las contribuciones voluntarias proceden de organismos gubernamentales, especialmente aquellos responsables de las actividades policiales. También ha habido contribuciones más reducidas de organizaciones internacionales, organizaciones no gubernamentales, fundaciones y entidades privadas. La Secretaría genera directamente una pequeña cantidad de ingresos.

El 95 por ciento de nuestra financiación voluntaria procede de asociaciones con organismos gubernamentales.

Las asociaciones con organismos gubernamentales nos permiten abordar a nivel internacional los retos planteados en áreas comunes en materia de aplicación de la ley. Al compartir conocimientos especializados, tecnología y recursos, los países miembros ayudan a reforzar su respuesta conjunta ante la delincuencia internacional.

La Unión Europea, el Departamento de Asuntos Exteriores, Comercio y Desarrollo de Canadá y el Departamento de Estado de Estados Unidos son algunos de los principales donantes de financiación voluntaria (efectivo) en los últimos años. Singapur y Francia son los dos principales donantes en especie.

Toda la información sobre financiación voluntaria en efectivo recibida en los últimos cinco años se encuentra publicada por año:

Our funding in 2018

Proyectos

La financiación voluntaria en efectivo apoya principalmente iniciativas específicas regionales y de lucha contra la delincuencia. Gestionamos un amplio abanico de proyectos con financiación externa en nuestros tres programas mundiales sobre delincuencia: Lucha contra el terrorismo, Ciberdelincuencia y Delincuencia organizada y nuevas tendencias delictivas.

Gestión financiera y auditoría

La gestión financiera está regida por nuestro marco jurídico: el Estatuto, el Reglamento general y el Reglamento financiero.

Elaboramos estados financieros anuales de acuerdo con las normas contables aceptadas internacionalmente, sujetos a auditorías externas independientes. Nuestro auditor externo actual es la Oficina del Auditor General de Canadá, designada por la Asamblea General en noviembre de 2016 por un periodo de tres años.

Revisamos continuamente nuestro mecanismo de financiación para asegurarnos de disponer de un sólido marco financiero, jurídico y ético que goce de la confianza de los miembros y donantes en cuanto al uso de sus aportaciones.