INTERPOL y las Naciones Unidas

Como interlocutores históricos en la escena internacional, es natural que INTERPOL y las Naciones Unidas unan sus fuerzas

Desde 1996 INTERPOL desempeña un papel muy particular: el de observador permanente en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Esta condición, establecida inicialmente en la resolución 51/1 de la Asamblea General, se oficializó mediante un acuerdo de cooperación firmado en 1997.

La cooperación entre INTERPOL y la ONU ha quedado plasmada desde entonces en resoluciones tanto de la Asamblea General como del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, especialmente en relación con el terrorismo y la trata de personas. También aunamos nuestras capacidades en las notificaciones especiales que publicamos para avisar sobre personas y entidades que son objeto de sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Representante Especial de INTERPOL ante las Naciones Unidas

En noviembre de 2004 abrimos en Nueva York la Oficina del Representante Especial de INTERPOL ante las Naciones Unidas. En 2018, abrimos una Oficina del Observador Permanente subsidiaria en la Oficina de las Naciones Unidas en Viena.

Esta proximidad física a dos sedes de la ONU nos permite atraer más fácilmente la atención hacia ámbitos en los que las Naciones Unidas pueden aprovechar las herramientas y los servicios de INTERPOL, y explorar las posibilidades de cooperación de forma más dinámica.

El personal de nuestras Oficinas está regularmente en contacto con las agencias de las Naciones Unidas y las Misiones Permanentes de los Estados Miembros ante la ONU. Esta comunicación garantiza que las inquietudes de la comunidad mundial de fuerzas del orden se encuentren adecuadamente representadas en las políticas e iniciativas internacionales, y permite encontrar a socios potenciales.

Actividades