Información inédita sobre los riesgos de explotación y abuso sexual de menores en Kenia a través de Internet

27 de octubre de 2021
Solo en el último año, un siete por ciento de los niños usuarios de Internet ha recibido propuestas de dinero o regalos a cambio de compartir imágenes o vídeos de contenido sexual

Las organizaciones ECPAT, INTERPOL y el Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF han publicado hoy el documento “Disrupting Harm in Kenya” (Neutralizar el daño en Kenia), con el apoyo de la iniciativa Safe Online, que forma parte de la asociación End Violence Against Children creada para poner fin a la violencia contra los niños.

El informe “Neutralizar el daño en Kenia” recoge pruebas exhaustivas de los riesgos a los que se enfrentan los niños en Internet, de la evolución de estos riesgos y de su relación con otras formas de violencia, y analiza qué se puede hacer para prevenirlos. La mayoría de los niños que han sufrido alguna forma de explotación o abuso sexual en Internet (seducción, coacción o chantaje para enviar imágenes de contenido sexual o hacer retransmisiones en directo) también han padecido en persona maltratos físicos y emocionales o abusos sexuales.

Este informe de investigación pionero, el primero de una serie de 13 informes por países sobre la serie “Disrupting Harm” (Neutralizar el daño), ofrece información excepcional y completa sobre la explotación y el abuso sexual de menores posibilitados por la tecnología digital.

Los resultados más importantes de la investigación Disrupting Harm son los siguientes:

  • Entre el 5 y el 13 % de los menores de edades comprendidas entre los 12 y los 17 años que usan Internet declara haber sufrido explotación o abuso sexual en Internet* el último año. Pero se presume que estas cifras son mayores, ya que muchos niños no hablan de ello.
  • Menos del 5 % de los niños que han sufrido este tipo de daños el último año afirma haberlo denunciado oficialmente a la policía o en una línea telefónica de ayuda de su país.
  • Solo en el año pasado un 7 % de los niños fue víctima de una difusión no consentida de sus imágenes de contenido sexual. Esto equivale a cerca de 350 000 niños al año en Kenia.
  • Un 7 % de los niños afirma haber recibido propuestas de dinero o regalos a cambio de compartir imágenes o vídeos de contenido sexual en el último año.
  • Un 4 % de los niños ha recibido amenazas o chantajes en Internet para participar en actividades sexuales durante el último año. Este tipo de amenazas y peticiones van dirigidas tanto a niños como a niñas, a menudo a través de las redes sociales.
  • Los datos de los menores que han sufrido estos daños en Kenia apenas muestran diferencias en cuanto al género de las víctimas: niños y niñas padecen por igual este tipo de delitos.
  • Por lo general, los autores de estos delitos son personas cercanas al círculo de los menores.

El informe “Neutralizar el daño en Kenia” formula recomendaciones prácticas para las administraciones, los legisladores, el sector privado y otros actores clave de Kenia con objeto de reforzar la prevención y la respuesta a estos delitos a escala nacional. El informe señala que algunas formas de estos hechos no están tipificadas como delitos en la legislación keniana. La mayoría de los incidentes no se denuncian, por lo general por miedo a la estigmatización. Si un niño quiere compartir con alguien lo que ha vivido, por lo general lo hace solo con alguien de su confianza. Es una práctica corriente, y en la mayoría de países la violencia contra los niños no se denuncia.

En la investigación también se constató que el Gobierno de Kenia ya cuenta con programas bien definidos para hacer frente a los delitos contra los menores y apoyar a las víctimas. Además, tiene previsto lanzar en los próximos meses un nuevo plan de acción nacional contra la explotación y el abuso sexual de menores a través de Internet, reflejo de su firme voluntad política y compromiso con la lucha contra los delitos de este tipo.

El informe formula recomendaciones prácticas resultantes de la investigación dirigidas a los colaboradores y las entidades privadas nacionales y al Gobierno de Kenia, entre las que figuran las siguientes:

  • Reforzar y diversificar los mecanismos para que los menores revelen sus dificultades, denuncien los incidentes y busquen ayuda y asesoramiento, también a través de métodos en línea sencillos y adaptados a su edad, y velar por que en todas las respuestas a estos delitos se ponga cuidado en no culpabilizar al menor.
  • Sensibilizar a los ciudadanos acerca del problema de la explotación y el abuso sexual de menores, y del papel coadyuvante de la tecnología, a través de programas eficaces y de amplia difusión.
  • Preparar a los cuidadores para que hablen con los menores acerca de sus vidas (en línea y fuera de línea) y romper los tabúes que impiden a niños y adultos hablar abiertamente de sexo o de la búsqueda de ayuda.
  • Aprobar leyes y políticas para que los medios sociales y demás servicios de Internet contribuyan activamente a la seguridad de los menores en sus plataformas conservando datos, eliminando el acceso a contenidos de abuso sexual de menores, detectando y comunicando incidentes y respondiendo prontamente a las solicitudes de información que les hacen llegar los organismos encargados de la aplicación de la ley.
  • Aportar fondos públicos a la línea telefónica nacional de ayuda al menor Childline Kenya para garantizar su continuidad y mejorar su capacidad para prestar apoyo psicológico a los menores, también en relación con los delitos sexuales por Internet.
  • Ofrecer a todos los menores que denuncien actos de explotación y abuso sexual y a sus cuidadores unos servicios de calidad, que incluyan un paquete informativo estándar sobre sus derechos, incluido el derecho que pueda haber a una indemnización, y los trámites que seguirán a su denuncia.

“Es muy alentador que el Gobierno de Kenia haya preparado un plan nacional de acción para hacer frente a los abusos sexuales de menores. Teniendo esto en mente, la publicación hoy del informe ‘Neutralizar el daño en Kenia’ es una muy buena noticia. Este informe ofrece nuevas pruebas y datos que pueden servir de base para hacer que Internet sea un lugar seguro para los niños kenianos, y protegerlos frente a la explotación y el abuso sexual en línea”, afirmó Howard Taylor, Director de la asociación global End Violence Against Children.

“El Fondo de esta asociación dedicará 15 millones de dólares estadounidenses a poner en práctica los resultados de los informes ‘Neutralizar el daño’ dedicados a distintos países del sudeste asiático y de África oriental y austral, entre los que se encuentra Kenia”.

En 2019, la asociación End Violence Against Children, a través de su iniciativa Safe Online, aportó fondos para desarrollar Disrupting Harm, un proyecto de investigación integral e innovador desarrollado por ECPAT, INTERPOL y el Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF, por el que se aplican de forma pionera los conocimientos técnicos específicos de estos tres organismos mundiales y sus socios locales.

Este es el primero de una serie de 13 informes por país y dos informes regionales que se publicarán dentro de poco. Se han llevado a cabo estudios similares en otros 12 países de África oriental y austral y del sudeste asiático, que permitirán hacer comparaciones entre países.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(*) Definición de “explotación y abuso sexual de menores en Internet”: Son situaciones en las que en algún momento de la explotación o del abuso sexual intervienen las tecnologías digitales, de Internet y de las comunicaciones. Pueden tener lugar en su totalidad en el entorno en línea o caracterizarse por una combinación de interacciones virtuales y presenciales entre el delincuente y el menor.

Países participantes