Tráfico ilícito de migrantes – problemática

Los grupos delictivos dedicados al tráfico ilícito de migrantes funcionan como negocios y forman redes amplias y complejas.

Tráfico de migrantes

Durante siglos, las personas han abandonado sus hogares en busca de una vida mejor. En la última década, el proceso de globalización ha conllevado un aumento sin precedentes de la migración de los países menos desarrollados de Asia, África, América Latina y Europa oriental hacia Europa occidental, Australia y Norteamérica.

Al mismo tiempo, hemos sido testigos de un incremento de las actividades de redes delictivas organizadas que facilitan la migración irregular. Los delincuentes obtienen enormes beneficios proporcionando documentos de identidad falsos, organizando el transporte y eludiendo controles fronterizos oficiales.

El tráfico ocurre por tierra, mar y aire. Depende de cuánto se esté dispuesto a pagar y a arriesgar.

Por “tráfico ilícito de migrantes” se entenderá la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado Parte del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material. - Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, Protocolo sobre Tráfico de Migrantes, Artículo 3 (2004)

Redes de delincuencia organizada

Los grupos delictivos dedicados al tráfico ilícito de migrantes funcionan como negocios, con altos márgenes de beneficios y relativamente pocos riesgos. Aprovechan la debilidad de las legislaciones y el relativamente bajo riesgo de ser detectados, enjuiciados y detenidos comparado con otras actividades de la delincuencia organizada transnacional.

Las redes de tráfico pueden ser amplias y complejas, y pueden incluir a personas que asumen diferentes cometidos:

  • reclutadores, intermediarios
  • capitanes de barcos, guías, conductores
  • personas que proporcionan documentos de viaje ilícitos
  • personas que proporcionan alojamiento en ruta

En un informe publicado conjuntamente por Europol e INTERPOL en mayo de 2016 se estima que más del 90 % de los migrantes que llegan a la Unión Europea lo hacen a través de miembros de una red delictiva.

People smugglers border crossing
Los migrantes, deseosos de partir, a menudo se ponen en manos de traficantes para atravesar las fronteras.

Enfrentados al endurecimiento de las políticas migratorias en los países de destino y a la mejora tecnológica en el control fronterizo, los migrantes en situación irregular recurren cada vez más a los servicios de traficantes de personas.

En respuesta a las medidas legislativas y a las actividades de los organismos encargados de la aplicación de la ley, las rutas de tráfico son cada vez más complejas y están más interconectadas. Pueden ser sencillas y directas, aunque con más frecuencia son tortuosas. Por ejemplo, migrantes procedentes de África y Asia pueden encontrarse en la misma ruta de tráfico hacia Norteamérica.

El tiempo transcurrido desde que un migrante abandona su hogar hasta que llega a su país de destino puede variar desde días hasta varios meses, e incluso años.

La relación entre los delincuentes y los migrantes es de carácter temporal, por lo que es difícil seguir el rastro de los delincuentes. Generalmente las personas objeto de tráfico no los conocen. Suelen utilizar seudónimos en chats cifrados, vehículos de alquiler y diferentes números de teléfonos móviles.

Uso de la tecnología

Si bien algunos migrantes y traficantes establecen contacto cara a cara en lugares de encuentro bien conocidos, la mayoría del proceso suele realizarse en línea. Los grupos delictivos utilizan Internet o “Darknet” para reclutar, recopilar información en tiempo real sobre las rutas, comunicarse y anunciar sus servicios.

Para los migrantes, planificar un viaje ilegal puede parecerse a preparar unas vacaciones. Las plataformas funcionan de manera profesional y siguen un modelo de negocio específico. Desafortunadamente, la realidad puede ser muy diferente de lo anunciado. Rutas peligrosas, barcos atestados, abandono y realización forzada de actividades ilícitas son solamente algunos de los peligros a los que se enfrentan los migrantes una vez que comienzan su viaje.

La tecnología también puede ser un salvavidas para los migrantes. Un dispositivo móvil y conexión a Internet son esenciales para utilizar el GPS en su viaje, o como medio para mantener el contacto con sus familiares en su país de origen.

Tráfico ilícito de migrantes vs. trata de personas

Tanto la trata de personas como el tráfico ilícito de migrantes son delitos complejos, y es importante reconocer la posibilidad de que se produzcan solapamientos.

En general, las personas que pagan a un traficante para entrar ilícitamente en un país lo hacen de forma voluntaria, y la relación finaliza a la llegada. Por el contrario, las personas objeto de trata son explotadas a la llegada y a menudo hay elementos de fraude, actividades forzadas o coacción.

No obstante, existen pruebas de que los traficantes continúan explotando a los migrantes en situación irregular a lo largo del viaje, mediante amenazas y exigencia de pagos adicionales.

En algunos casos, los traficantes fuerzan a los migrantes a trabajar durante años en el mercado laboral ilegal para pagar las deudas contraídas durante el transporte.