Proyecto de la ASEAN de desarrollo de la capacidad cibernética

Fomentar la cooperación regional contra la ciberdelincuencia en el Sudeste Asiático.

Este proyecto refuerza la capacidad de los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) para combatir la ciberdelincuencia y trabajar conjuntamente como región. El proyecto incentiva asimismo el debate estratégico regional, identifica tendencias y proporciona el fundamento para un mejor intercambio de información.

El proyecto, que comprende a los 10 países miembros de la ASEAN (Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Singapur, Tailandia y Vietnam), fue financiado en su origen para un periodo de dos años (2016-2018) por el Fondo de Integración ASEAN-Japón 2.0, a través de la Secretaría de la ASEAN, siendo su promotor el Ministerio del Interior de Singapur.

La segunda fase del proyecto se inició en 2019. Tomando como punto de partida los resultados y observaciones de la primera fase, esta segunda fase se centra en desarrollar una estrategia en materia de ciberdelincuencia, impartir formación especializada sobre esta cuestión y ahondar en el aspecto de las pruebas digitales.

/

Primera fase

A lo largo de los dos años se impartieron un total de 15 cursos y sus correspondientes reuniones, a los que asistieron 320 participantes de la región y que contaron con la intervención de 70 instructores y ponentes expertos en la materia de todas partes del mundo. A continuación se exponen las principales actividades.

Evaluaciones nacionales sobre la ciberdelincuencia

En cada país beneficiario se llevó a cabo una evaluación nacional sobre la ciberdelincuencia, que consiste en una valoración exhaustiva de la capacidad de un país para prevenir, detectar e investigar los delitos cibernéticos, en la que se tienen en cuenta tanto las capacidades de las fuerzas del orden como los aspectos relacionados con la legislación.

Tras la evaluación se redactaba un informe adaptado a cada país que incluía una serie de recomendaciones encaminadas a reforzar los marcos institucionales, operativos, jurídicos y técnicos existentes para combatir la ciberdelincuencia.

Estudios especializados

Una parte importante del proyecto estaba constituida por formación práctica, en la que se trataban aspectos como la ciencia forense digital, los análisis de malware, las investigaciones en materia cibernética y la red oscura. Dicha formación permitía a los participantes mejorar sus capacidades en cuanto a la extracción e interpretación de datos, la ciberseguridad y las investigaciones en línea.

Seminarios de investigación

A través de seminarios periódicos de investigación, el proyecto ofrecía una plataforma para que las fuerzas del orden, las instituciones académicas y los sectores público y privado debatieran acerca de las amenazas y tendencias del momento en materia de ciberdelincuencia, tanto a escala mundial como en el caso concreto del Sudeste Asiático. Unos 30 funcionarios de las fuerzas del orden de toda la región de la ASEAN intercambiaron experiencias sobre las actuaciones y desafíos de sus países en el ámbito cibernético, con investigadores y expertos tanto del sector privado como de INTERPOL.

Intercambio de buenas prácticas

También se organizaron una serie de talleres que brindaron a los participantes una plataforma en la que intercambiar información y buenas prácticas para combatir la ciberdelincuencia.

2017 - Taller sobre la adquisición de información relacionada con investigaciones sobre la ciberdelincuencia en un entorno multijurisdiccional, dirigido a las fuerzas del orden y las autoridades judiciales. Reunió a unos 30 participantes para debatir acerca de los procesos y desafíos relacionados con la identificación y la obtención de pruebas digitales, dentro de un marco legal y de forma eficiente. Se contó con el apoyo de instructores del Departamento de Justicia estadounidense.

2018 - Taller que incluyó un ejercicio de simulación basado en un caso concreto, sobre cuestiones multijurisdiccionales, e intercambio de buenas prácticas. El taller incluyó asimismo a participantes de 12 países de América del Sur, África, Asia y el Pacífico, lo que supuso una ocasión única de poder aprender acerca de los desafíos y buenas prácticas fuera de la región de la ASEAN. El ejercicio contó con el apoyo de instructores de Hong Kong y de las fuerzas policiales de Singapur.

Segunda fase

Aprovechando los resultados, las observaciones y las lecciones aprendidas durante la primera fase, la segunda fase del proyecto se centra en lo siguiente:

  • Desarrollo de una guía sobre estrategia en materia de ciberdelincuencia, para ayudar a los países participantes a desarrollar o mejorar sus estrategias nacionales al respecto, con miras a una respuesta más eficaz y efectiva contra los ciberdelitos;
  • Talleres y cursos especializados en ciberdelincuencia, basados en las tendencias actuales, para colmar las lagunas de conocimientos detectadas en la fase anterior ;
  • Creación de módulos de aprendizaje en línea dirigidos a los equipos de primera intervención en el lugar del delito, sobre la recopilación y conservación de pruebas digitales.
/