La red oscura y las criptomonedas

Ayudamos a las fuerzas del orden de todo el mundo a entender los ciberdelitos e investigarlos

El uso de las tecnologías que aseguran el anonimato del usuario ha aumentado. Las criptomonedas virtuales y la red oscura, esa porción de Internet de gran magnitud a la que solo se puede acceder mediante un software especializado, ofrecen numerosas ventajas; sin embargo, al estar basadas en el anonimato de los usuarios, los delincuentes pueden recurrir a ellas para cometer sus actividades ilícitas. Así, son tecnologías que pueden facilitar el tráfico ilegal de drogas, armas y explosivos, la trata de personas, el blanqueo de capitales, las actividades terroristas, y la ciberdelincuencia.

Prestamos apoyo en diversas formas a los países miembros que se enfrentan a casos relacionados con la red oscura y las criptomonedas, y colaboramos con actores del sector privado y de instituciones académicas para poner a disposición de las fuerzas del orden de todo el mundo la información más relevante y reciente.

Apoyo a la investigación policial

Como institución colaboradora del proyecto Titanium, financiado por la Unión Europea, INTERPOL ha participado en el desarrollo de GraphSense, una herramienta de análisis de cadenas de bloques que permite rastrear las transacciones realizadas con criptomonedas. Gracias a ella, los investigadores podrán buscar direcciones, etiquetas y transacciones de criptomonedas con las que identificar los clústeres en torno a una dirección, lo que, a su vez, les permitirá “seguir el rastro del dinero” para avanzar en sus investigaciones.

Basándonos en las necesidades expresadas por los países miembros, hemos comenzado a desarrollar una herramienta analítica denominada Darkweb Monitor para recopilar datos sobre actividades delictivas en la red oscura con los que luego se generará una información policial que facilitará las investigaciones de casos en todo el mundo. A partir de esos datos y de su posterior análisis no solo se podrán identificar nuevas tendencias, sino que además se podrá avanzar en la investigación para aumentar los conocimientos, y recomendar así actividades de prevención. Entre los datos que se pretende recabar se encuentran los siguientes:

  • direcciones de criptomonedas;
  • claves PGP (programa de cifrado con privacidad bastante buena);
  • direcciones IP;
  • nombres de usuario y alias;
  • direcciones electrónicas;
  • dominios de los mercados de la red oscura;
  • foros de la red oscura;
  • historial de datos recopilados en la red oscura desde 2015.

Taxonomía de la red oscura y las criptomonedas

El Equipo Especial de INTERPOL sobre la Red Oscura y las Criptomonedas está elaborando una taxonomía mundial de las criptomonedas, esto es, un conjunto de clasificaciones para determinar qué categorías de datos de transacciones sospechosas con criptomonedas deben recopilarse. Puede tratarse, por ejemplo, de las plataformas de intercambio de criptomonedas utilizadas, o de los tipos de delito a los que está vinculada la transacción.

Así pues, se seguirá un procedimiento similar al del etiquetado de fotografías digitales, a las que se añade una etiqueta digital con la localización geográfica de la imagen, la fecha en la que fue tomada y el tipo de cámara utilizada.

El proyecto de taxonomía, que se puede consultar en línea, se ha organizado en torno a tres categorías de información:

  • Entidades: particulares, organizaciones y entidades digitales.
  • Servicios: mercados de la red oscura, plataformas de intercambio de criptomonedas, facilitadores de mensajes y otros proveedores de servicios relacionados con la transacción.
  • Tipos de delitos: delitos con los que está relacionada la transacción, tales como el comercio ilícito en línea de drogas o armas, abusos sexuales de menores, terrorismo o ciberdelitos.
La taxonomía definitiva se difundirá a escala global como una guía estandarizada sobre el etiquetado de criptomonedas dirigida a las fuerzas del orden y el sector privado y académico.

Propuesta de participación – ¿Trabaja usted en las fuerzas del orden o el sector privado o académico con asuntos relacionados con la red oscura o las criptomonedas? Si es así, INTERPOL necesita su ayuda para asegurarse de que las categorías propuestas cubren efectivamente todo el espectro de los delitos facilitados por la red oscura y las criptomonedas. Nos gustaría que examinara la propuesta y compartiera sus observaciones y opinión con el Centro de Innovación de INTERPOL.

Proyecto CapaCT: apoyo a la investigación en línea del terrorismo

En el marco del proyecto CapaCT, gestionado por el Centro de Innovación de INTERPOL y financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos, se está elaborando un manual dirigido a las fuerzas del orden del Sudeste Asiático sobre cómo combatir el uso indebido de la red oscura y las criptomonedas por parte de los terroristas.

Este manual para las fuerzas del orden de los países miembros de la ASEAN ofrecerá unas directrices muy completas para la investigación de actividades terroristas en la red oscura, incluidas aquellas que supongan el empleo de criptomonedas. En él se describirán los distintos métodos, procedimientos y herramientas disponibles para analizar la información vinculada al terrorismo en línea, así como los obstáculos con los que los investigadores se pueden topar.

Basándose en la información indicada en el manual, INTERPOL diseñará cursos generales y otras iniciativas de desarrollo de capacidades como las siguientes:

  • una plataforma de formación en línea sobre simulaciones de mercados y foros de la red oscura;
  • cursos sobre investigación de los sistemas de transacciones con criptomonedas que favorecen el anonimato.

Un grupo de trabajo y un equipo especial

INTERPOL y el Ministerio de Justicia del Estado de Baviera han creado el Grupo de Trabajo sobre la Red Oscura y las Criptomonedas en el que los especialistas que lo integran comparten información sobre metodologías y herramientas para la identificación de delincuentes que aprovechan el anonimato de las criptomonedas y de la red oscura, intercambian buenas prácticas sobre la investigación en línea y proponen normas de investigación de casos y soluciones forenses para las fuerzas del orden.

Con el fin de tratar los principales problemas determinados por el grupo de trabajo, hemos creado el denominado Equipo Especial sobre la Red Oscura y las Criptomonedas, que tiene los cometidos siguientes:

  • elaborar una base de datos internacional de monederos ilegales de criptomonedas;
  • crear una base de datos de asignación a las criptomonedas de “paquetes de etiquetas” que puedan analizarse para ayudar a la investigación policial;
  • estandarizar el lenguaje utilizado para clasificar los datos recopilados, o “rastreados”, en la red oscura;
  • promover la creación de una comunidad de innovadores y desarrolladores de software dentro de las fuerzas del orden para orientar esta labor.