All news
|
Print
17 octubre 2018

Tráfico de drogas: 55 toneladas de estupefacientes incautadas en el marco de una operación mundial

LYON (Francia) - En una operación de alcance mundial (llevada a cabo en 93 países), coordinada por INTERPOL, se han incautado más de 55 toneladas de sustancias ilícitas y drogas.

La operación Lionfish (17 de septiembre - 8 de octubre) condujo a la detención de 1 300 sospechosos y a la incautación de más de 35 toneladas de cocaína, 5 de heroína, 15 de cannabis y 430 000 comprimidos de Captagón.

Durante la operación se publicó una serie de notificaciones moradas de INTERPOL para poner de relieve los nuevos modus operandi y métodos de ocultación de drogas empleados en casos que están aún en vías de investigación.

Asimismo, en el Sureste Asiático se incautaron más de 18 millones de pastillas de drogas de síntesis Yaba, mientras que las autoridades de Próximo Oriente descubrieron pastillas de Captagón ocultas en cables de alambre.

En Brasil, las autoridades del puerto de Santos descubrieron casi 1,2 toneladas de cocaína ocultas en una apisonadora que era trasladada en un barco con destino a Côte d'Ivoire.

Las autoridades de Países Bajos desmantelaron un laboratorio clandestino situado en una casa privada, el cual tenía capacidad para producir 700 000 pastillas de MDMA o éxtasis.

Una operación mundial

En esta primera iniciativa mundial contra el tráfico de drogas, en la que intervinieron simultáneamente todas las regiones de INTERPOL, el sistema de comunicación policial protegida, I-24/7, de la Organización permitió a los países participantes sincronizar sus actuaciones conectando entre sí a policías de un extremo a otro del mundo.

Participaron cinco unidades de coordinación operativa regional:

  • Almaty (Kazajstán) (alojada en el Centro Regional de Información y Coordinación Regional de Asia Central, CARICC);
  • Bogotá (Colombia);
  • Bucarest (Rumania) (alojada en el Centro de Aplicación de la Ley de Europa Sudoriental, SELEC);
  • la Oficina Regional de INTERPOL en Harare (Zimbabue); y
  • el Complejo Mundial de INTERPOL para la Innovación, sito en Singapur.

“Los delitos no conocen fronteras. Habida cuenta de su posición geográfica estratégica y de sus más de 125 millones de pasajeros aéreos al año, Emiratos Árabes Unidos es vulnerable al posible tránsito de drogas ilícitas. Gracias a la vigilancia de sus funcionarios y al hecho de que ya ha participado en tres operaciones consecutivas de INTERPOL contra las drogas ilícitas, este país está tomando medidas concretas para hacer frente a la amenaza del tráfico de drogas que pueda afectar a su propio territorio y a otros destinos", declaró el coronel Abdulla Alshamsi, de la Dirección General Federal de lucha contra los estupefacientes de Emiratos Árabes Unidos.

Snejana Maleeva, Directora General de SELEC, declaró: “A lo largo de los años, la asociación entre INTERPOL y SELEC ha demostrado ser un referente esencial en cuanto al refuerzo de la cooperación en beneficio de los Estados miembros; los resultados de la operación Lionfish son la prueba más reciente de su eficacia en la lucha contra la delincuencia mediante la adopción de un enfoque común”.

Un llamamiento a la acción

La operación favorecerá el establecimiento de mecanismos para que los países informen sistemáticamente e intercambien información sobre drogas y sustancias ilícitas. Esta información, transmitida mediante el sistema I-24/7 y analizada a través del fichero de análisis sobre drogas de INTERPOL, facilitará aún más el acceso a información policial destinada a los organismos encargados de la aplicación de la ley de todo el mundo.

Jürgen Stock, Secretario General de INTERPOL, declaró: “El tráfico de drogas es una empresa ilícita que genera miles de millones de dólares. Se trata de uno de los negocios más lucrativos para los delincuentes, con un mercado en continua expansión.

La operación Lionfish subraya la magnitud del reto al que se enfrentan las policías de todo el mundo y la necesidad de un enfoque coordinado para hacer frente al tráfico de drogas y otros delitos conexos.

El compromiso de los países participantes de trabajar en el marco de INTERPOL ha propiciado el éxito de esta operación y sirve como llamamiento mundial permanente a la acción”, añadió el jefe de INTERPOL.

La operación Lionfish se llevó a cabo con el apoyo del proyecto AMEAP (África-Próximo Oriente-Asia Pacífico, por sus siglas en inglés) de INTERPOL, que coordina las iniciativas contra el tráfico de drogas gracias a la financiación aportada por la Fundación de INTERPOL por un Mundo más Seguro y por Emiratos Árabes Unidos.

También contó con la ayuda del proyecto CRIMJUST de INTERPOL, gestionado conjuntamente con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y Transparency International y financiado por la Unión Europea. El proyecto CRIMJUST se centra en el tráfico de cocaína en América Latina, el Caribe y África Occidental.

Al usar nuestra página web, utilizamos cookies para garantizar funcionalidad técnica, reunir estadísticas, y el intercambio en las plataformas de redes sociales.

Más información