All news
|
Print
26 septiembre 2018

La delincuencia organizada respalda las actividades terroristas y los grandes conflictos a escala mundial

La mayor parte de los 31 000 millones de dólaresderivados de flujos financieros ilícitos en las zonas de conflicto y sus inmediaciones van a parar a la delincuencia organizada

NACIONES UNIDAS, Nueva York - Un nuevo informe alerta de que la explotación de oro, petróleo y otros recursos naturales y el establecimiento de tasas ilegales sobre estos productos están ganando fuerza frente a otras fuentes tradicionales de financiación, como el secuestro extorsivo o el tráfico de drogas, empleadas por las organizaciones insurgentes y terroristas.

El Atlas mundial de flujos financieros ilícitos, elaborado por INTERPOL, RHIPTO —centro noruego que colabora con las Naciones Unidas— y la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional, ofrece por primera vez una perspectiva de conjunto sobre la importancia de los flujos de ingresos ilegales en zonas de conflicto de todo el mundo.

De los 31 500 millones de dólares estadounidenses (USD) generados anualmente por los flujos financieros ilícitos en las zonas de conflicto, el 95 por ciento va a parar a grupos de delincuencia organizada y contribuye a exacerbar conflictos violentos.

En el Atlas mundial, basado en datos de inteligencia policial y en informes oficiales, se detallan más de 1000 rutas empleadas en el contrabando y en otros flujos financieros ilícitos.

Explotación de los recursos naturales

Entre las fuentes de financiación utilizadas actualmente por grupos extremistas implicados en conflictos, la categoría más importante es la de la explotación ilícita de recursos naturales o ambientales, tales como oro, minerales, diamantes, madera, petróleo, carbón o fauna y flora silvestres; se estima que esta categoría representa un 38 por ciento de los flujos de ingresos ilícitos utilizados por grupos armados en las zonas afectadas por conflictos.

Cuando los fondos proporcionados por estos recursos naturales se combinan con lo que la extorsión y el establecimiento ilícito de tasas aportan a estos mismos grupos armados insurgentes (26 por ciento de sus ingresos), la cifra alcanza el 64 por ciento.

  • 38 por ciento: delitos contra el medio ambiente, como la explotación ilegal de petróleo, minerales y oro
  • 28 por ciento: drogas
  • 26 por ciento: establecimiento de tasas ilegales, extorsión, saqueos y confiscación de bienes
  • 3 por ciento: donaciones externas
  • 3 por ciento: sumas obtenidas mediante secuestros extorsivos
  • 1 por ciento: carbón
  • 1 por ciento: antigüedades

“La enorme cantidad de dinero ilícito que genera la explotación de los recursos naturales es muy preocupante. Las actividades de las redes de delincuencia exacerban la violencia de los conflictos, lo que a su vez pone en peligro el estado de derecho”, ha declarado el Secretario General de INTERPOL Jürgen Stock. “El informe aporta un nuevo impulso a nuestros esfuerzos encaminados a frenar los flujos financieros ilícitos y a combatir la amenaza que la delincuencia organizada transnacional supone para la paz, el desarrollo y la seguridad”, añadió.

“Si queremos tener éxito en el aseguramiento de la paz, la lucha contra la delincuencia organizada debe ser un factor significativo en la prevención y la resolución de conflictos”, ha dicho Christian Nellemann, director del centro RHIPTO. “En muchos casos, los grupos criminales, algunos de ellos estrechamente vinculados a las élites políticas, tienen un interés particular en renovar y mantener la lucha armada para asegurar su dominio sobre los recursos naturales y las rutas comerciales”.

Respuesta ante los mercados y flujos financieros de origen delictivo

De las 1 113 resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas entre 2000 y 2017, el 35 por ciento mencionan diversas formas de delincuencia, y en más del 60 por ciento de las resoluciones emitidas por el Consejo de Seguridad en los últimos cinco años se insta a actuar frente a los mercados y flujos financieros de origen delictivo.

“La delincuencia organizada supone un peligro cada vez mayor para la paz, la seguridad y el desarrollo”, ha declarado Mark Shaw, director de la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional. “Se ha convertido en un fenómeno de alcance mundial, que está presente en diversos conflictos abiertos en África, el Cercano Oriente y las Américas y que debe tenerse claramente en cuenta en la respuesta frente al terrorismo internacional”.

Intensificar la actuación de las fuerzas del orden, el análisis y el intercambio de información es esencial para prevenir, desmantelar y frenar las actividades de los grupos armados violentos y las organizaciones delictivas que crean un entorno de impunidad e inestabilidad.

Si se consideran en conjunto los siete grandes grupos insurgentes y terroristas del mundo, sus ingresos totales ascienden a entre 1 000 y 1 390 millones de USD al año. El contrabando de productos ilícitos puede comportar transbordos que infringen las sanciones impuestas por las Naciones Unidas.

  • Se estima que, en 2017, el establecimiento ilegal de tasas (sobre drogas, tierras y productos agrícolas) y las donaciones recibidas del extranjero reportaron entre 75 y 95 millones de USD a unos 40 000 miembros de los talibanes.
  • A mediados de 2017, el Estado Islámico (Daesh) obtenía unos ingresos mensuales estimados en 10 millones de USD. Esta cifra es un 98 por ciento inferior al nivel máximo de ingresos obtenidos por esta organización, que fue de entre 549 y 1 693 millones en 2014. Es muy probable que el Estado Islámico disponga de reservas importantes, aunque se ignora su cuantía exacta.
  • Los grupos fusionados de Al-Qaeda Hay’at Tahrir al-Sham en Siria y Jama’at Nasr al-Islam wal Muslimin en el Sahel obtienen entre 18 y 35 millones de dólares y entre 5 y 35 millones de dólares, respectivamente, gracias a las donaciones, el secuestro con fines de rescate, la extorsión, el contrabando de cigarrillos falsificados, las drogas y el establecimiento ilegal de tasas.
  • Los ingresos obtenidos por Al-Shabaab se estiman en 20 millones de USD; la mitad procede del tráfico ilícito de carbón, y el resto, del establecimiento de tasas sobre otros productos.
  • Se estima que los ingresos de Boko Haram son de 5 a 10 millones de USD, derivados principalmente del establecimiento de tasas, los atracos bancarios, las donaciones de otros grupos terroristas y los secuestros extorsivos.

Al usar nuestra página web, utilizamos cookies para garantizar funcionalidad técnica, reunir estadísticas, y el intercambio en las plataformas de redes sociales.

Más información