All news
|
Print
10 septiembre 2018

Trata de personas: un centenar de víctimas rescatadas en Sudán

JARTUM (Sudán) – La policía de Sudán ha rescatado a casi 100 víctimas de trata de personas y tráfico de migrantes en una operación coordinada por INTERPOL.

En la operación Sawiyan, efectuada entre el 26 y el 30 de agosto, participaron 200 agentes de Sudán, que rescataron a 94 víctimas, entre ellas 85 menores, de manos de redes delictivas implicadas en la migración clandestina, la explotación y el trabajo infantil, y la mendicidad forzada. Los agentes representaban a distintas instituciones nacionales, entre ellas la policía judicial, el servicio de inmigración, la brigada de lucha contra la trata de personas, la brigada de protección de menores y la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Jartum.

La policía también decomisó 20 000 USD; se cree que una parte de esta cantidad procede del rescate por el secuestro de un migrante. La víctima se encontraba entre los rescatados a raíz de la operación.

Las investigaciones prosiguen y hasta ahora se ha detenido a catorce sospechosos de trata, entre ellos doce mujeres y dos hombres.

La operación tuvo lugar en distintos lugares de Jartum en los que se concentra este tipo de delincuencia, entre ellos el aeropuerto internacional, y en minas de oro a cielo abierto situadas al este de la capital.

Capacitación de la policía

La capacitación policial sostenible para investigar y resolver casos de trata de personas y tráfico de migrantes constituye el núcleo de la estrategia de INTERPOL para la protección de grupos vulnerables.

La operación Sawiyan, practicada en el marco del proyecto Flyway, estuvo precedida por una formación operativa destinada a ayudar a los funcionarios sobre el terreno a mejorar sus capacidades, por ejemplo en entrevista a las víctimas, interrogatorio de delincuentes y técnicas de investigación.

También se concedió acceso al sistema de comunicación protegida de INTERPOL, I-24/7 en las zonas críticas de la operación, para proporcionar a la policía un acceso en tiempo real a las bases de datos policiales mundiales, que contienen millones de registros de distintos tipos, como datos sobre documentos de viaje robados y perdidos y datos biométricos.

“Las operaciones como esta brindan una gran oportunidad a Sudán para estrechar la cooperación internacional con la red mundial de INTERPOL, en particular en cuestiones apremiantes relacionadas con la trata y el tráfico de personas”, afirmó el general de división Hussein Naveh Mahmoud, Director de la Policía Judicial de Sudán.

El proyecto Flyway tiene por objetivo ayudar a los países miembros a proteger a los grupos vulnerables del Norte de África y de la región del Sahel mediante la capacitación, el apoyo operativo y la consolidación de plataformas mundiales de intercambio de información.

Trabajo forzoso y explotación

Muchos de los menores rescatados en la operación Sawiyan, algunos de tan solo diez años de edad, fueron hallados trabajando en condiciones extremas en minas de oro ilegales, donde además manipulaban materiales químicos y sustancias peligrosas como el mercurio y el cianuro.

“Un hecho que se observa sistemáticamente en las operaciones que llevamos a cabo contra la trata de personas es el abuso de la vulnerabilidad inherente de las víctimas y las condiciones peligrosas en las que se les hace trabajar para que los delincuentes se lucren”, declaró Tim Morris, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL.

Las pruebas recabadas en la región muestran que las víctimas de la trata de personas para el trabajo forzoso son captadas y trasladadas por medio de engaños y coacciones, y mantenidas en régimen de servidumbre en distintos ámbitos donde se utiliza gran cantidad de mano de obra, como en la minería.

Asistencia y protección de las víctimas

Sudán constituye un país de origen, tránsito y destino de la trata de personas entre África y Europa. Las víctimas rescatadas en esta operación procedían de Chad, la República Democrática del Congo, Eritrea, Níger, Sudán y Sudán del Sur.

“La diversidad de nacionalidades entre las personas rescatadas pone de manifiesto que el tráfico y la trata de personas es un problema verdaderamente transnacional que requiere una reacción coordinada a escala internacional, y para ello la policía y las partes interesadas deben intercambiar información y buenas prácticas”, añadió Morris.

La Oficina Central Nacional de INTERPOL en Jartum colaboró con organismos nacionales, entre ellos la brigada de protección de menores de Sudán, para facilitar la prestación inmediata de asistencia y protección a las víctimas rescatadas a raíz de la operación.

El Ministerio de Asuntos Sociales de Sudán se encarga de prestar a las víctimas ayuda a más largo plazo.

Tim Morris, INTERPOL Executive Director of Police Services, Operation Sawiyan

Al usar nuestra página web, utilizamos cookies para garantizar funcionalidad técnica, reunir estadísticas, y el intercambio en las plataformas de redes sociales.

Más información