All news
|
Print
05 julio 2018

Detenidos en España, en el curso de una operación, varios dirigentes de una organización delictiva

LYON (Francia) – En una operación llevada a cabo por la Policía Nacional española con el apoyo de INTERPOL se ha desarticulado una amplia red de delincuencia organizada, con la consiguiente detención de unas 130 personas sospechosas de actividades delictivas organizadas, entre ellas varios cabecillas.

La operación Kus, desarrollada del 25 al 29 de junio y dirigida contra las redes de delincuencia organizada transnacional euroasiáticas y sus miembros de más alto rango, conocidos como “ladrones en la ley”, ha sido una de las acciones de mayor envergadura en su género realizadas en España hasta la fecha.

La operación puso fin a una investigación de dos años y medio de duración efectuada por la Policía española y centrada en la delincuencia organizada en el país. Contó con el apoyo de INTERPOL, Europol y las policías francesa y georgiana.

A petición de la Policía española, INTERPOL envió un equipo de expertos, en el marco de su proyecto Millennium, a fin de aportar apoyo operativo mediante la verificación de los datos de los detenidos en sus bases de datos sobre huellas dactilares y reconocimiento facial, y el mantenimiento de contactos con otros países miembros para intercambiar información e inteligencia.

En total, se detuvo a 129 personas en toda España, así como en Francia, la mayoría de ellos de origen armenio. Entre los detenidos figuraban siete presuntos “ladrones en la ley”, que ocupaban cargos del más alto nivel en la jerarquía de la delincuencia euroasiática, uno de los cuales era objeto de una notificación verde de INTERPOL, alerta en la que se informa a la policía de todo el mundo sobre delincuentes conocidos que pudieran cometer actos delictivos en otros países.

Se sospecha que la red de delincuencia organizada estaba implicada en una serie de delitos transnacionales, entre ellos tráfico de drogas y armas, blanqueo de capitales, estafas y corrupción.

Durante la operación, se llevaron a cabo redadas en más de 70 propiedades, lo que condujo a la incautación de armas, vehículos, joyas, cigarrillos de contrabando y dinero en efectivo.

Paul Stanfield, Director de Delincuencia Organizada y Nuevas Tendencias Delictivas de INTERPOL, subrayó la importancia de adoptar un enfoque coordinado internacional para combatir la delincuencia organizada.

“Estas redes delictivas ignoran las fronteras nacionales en sus esfuerzos por sacar provecho de sus actividades ilícitas”, declaró Stanfield.

Y concluyó diciendo que “la cooperación internacional ejercida a través de las capacidades policiales de INTERPOL puede desvelar vínculos entre casos y ayudar a la policía a identificar a delincuentes conocidos que residen en sus jurisdicciones”.

La información policial y las pruebas forenses reunidas a lo largo de la operación se han registrado en la base de datos de inteligencia del proyecto Millenium de INTERPOL, para que sirva de apoyo a investigaciones futuras y permita establecer vínculos entre distintas investigaciones a escala mundial.

Al usar nuestra página web, utilizamos cookies para garantizar funcionalidad técnica, reunir estadísticas, y el intercambio en las plataformas de redes sociales.

Más información