All news
|
Print
25 abril 2018

Una operación mundial lleva a la incautación de bebidas y alimentos falsificados mortales o peligrosos

En el marco de la última operación Opson, dirigida contra las bebidas y alimentos falsificados, se han desarticulado cerca de 50 redes delictivas y se ha incautado, entre otros productos, harina infestada de gorgojos y pasta de gambas mezclada con pesticidas.

Entre los delitos descubiertos durante la operación figuran la adulteración de bebidas alcohólicas con metanol, la exposición a la venta de productos caducados y el almacenamiento de mercancías en condiciones insalubres.

Tras la muerte de más de 60 personas que habían ingerido bebidas alcohólicas de contrabando, la policía indonesia se incautó de grandes cantidades de alcohol ilícito. Las investigaciones siguen su curso para identificar a las personas implicadas en la cadena de suministro.

Las bebidas alcohólicas falsificadas fueron nuevamente el producto incautado en mayor cantidad durante la 7ª operación Opson, coordinada por INTERPOL y Europol, que se llevó a cabo entre el 1 de diciembre de 2017 y el 31 de marzo de 2018, y en la que participaron fuerzas policiales, servicios de aduanas, autoridades nacionales reguladoras en materia de alimentación y socios del sector privado procedentes de 67 países.

La operación Opson en cifras

En total, se recuperaron más de 3 620 toneladas y 9,7 millones de litros de bebidas y alimentos falsificados peligrosos, valorados en unos 55 millones de euros.

41 283                registros efectuados
14 474 091         artículos incautados
749                     detenciones practicadas
705                     órdenes de registro ejecutadas
49                       redes delictivas desarticuladas
66                       fábricas ilegales clausuradas.

Casos concretos

En Jordania se incautaron 90 toneladas de harina infestada de gorgojos debido a las malas condiciones del almacenamiento; y en Bulgaria los agentes confiscaron carne de cerdo aquejada de triquinosis, una enfermedad parasitaria provocada por ascárides. Posteriormente las investigaciones revelaron que 12 personas que habían ingerido la carne infectada dieron positivo en la prueba de detección de dicha enfermedad.

Las autoridades vietnamitas se incautaron de cerca de 1,5 toneladas de glutamato monosódico (GMS) falsificado o de origen desconocido, así como de máquinas de envasado. Los agentes confiscaron asimismo más de 10 000 kg de fideos que contenían bórax y 6,7 toneladas de brotes y raíces de bambú que se habían empapado en productos químicos no identificados para que parecieran frescos.

Además de detener a 113 personas, los agentes de Burundi desarticularon 24 grupos delictivos relacionados principalmente con la producción o distribución de alcohol falsificado. También fueron incautados un rifle Kalashnikov, 42 cartuchos y una granada de mano.

Funcionarios sudaneses confiscaron 5,5 toneladas de alimentos y bebidas falsificados, entre ellos yogures, salsas de tomate y aceite de cocina. La policía descubrió asimismo una empresa siria que operaba ilegalmente en Sudán, y que producía pesticidas, aditivos alimentarios y cosméticos en una misma fábrica.

En Rusia los agentes descubrieron y clausuraron 48 fábricas clandestinas. En total, se incautaron de más de 1,6 millones de litros de alcohol producido ilegalmente y se abrieron causas penales contra 282 personas. Las autoridades confiscaron además productos derivados del tabaco objeto de contrabando, valorados en unos 7 millones de euros, que se habían ocultado en cargamentos de salvado y serrín hallados en nueve vagones de tren.

Una investigación basada en información policial llevada a cabo por la policía de Sudáfrica dio lugar al cierre y el desmantelamiento de una fábrica ilícita, dedicada a la producción de especias falsificadas, y a la detención de 10 personas.

Desarticulación de redes delictivas

“La desarticulación de cerca de 50 redes delictivas implicadas en la producción de bebidas y alimentos falsificados es un resultado importante con miras a cortar el flujo en el mercado de productos potencialmente mortíferos”, declaró Daoming Zhang, Jefe de la Unidad de Mercados Ilícitos de INTERPOL.

“El volumen de los productos falsificados y de baja calidad incautados debe alertar a los ciudadanos acerca de la necesidad de actuar con cautela a la hora de decidir lo que compran y dónde”.

“Los resultados de la operación Opson ponen de manifiesto lo que puede lograrse para proteger a los consumidores de todo el planeta cuando los organismos encargados de la aplicación de la ley aúnan esfuerzos y actúan de forma coordinada”, señaló Jari Liukku, Jefe del Centro Europeo de Delincuencia Grave y Organizada de Europol. “Es una amenaza que exige la cooperación transfronteriza, habida cuenta de la creciente integración y mundialización de las cadenas de suministro”. Todos los países se enfrentan a este peligro y es obligación de las fuerzas del orden asegurarse de que a los consumidores se les ofrecen productos auténticos y seguros”.

A menudo las organizaciones delictivas implicadas en la producción y distribución de bebidas y alimentos falsificados utilizan las mismas redes para perpetrar otros tipos de delitos. En Ruanda, Sudán y Tanzania fueron incautadas miles de medicinas falsificadas o caducadas, que suponen un riesgo considerable para la salud pública.

En China, una operación basada en información policial y dirigida contra la venta por Internet de complementos alimenticios de baja calidad y medicinas falsificadas condujo a la detención de más de 20 sospechosos. Se desarticularon dos fábricas y tres almacenes, y se confiscaron más de 20 000 cajas de complementos y medicinas ilícitos. Asimismo se confiscaron 10 ordenadores, 30 teléfonos móviles y un servidor de Internet, lo que elevó el valor total de los productos incautados a alrededor de 1 millón de euros.

Hasta la fecha 58 países han comunicado los resultados obtenidos. A lo largo de este año se publicará un informe completo con los frutos de la operación Opson VII.

Esta contó con financiación procedente de Emiratos Árabes Unidos a través de la Fundación INTERPOL por un Mundo más Seguro.

Países participantes

Albania, Alemania, Argentina, Australia, Austria, Belarús, Bélgica, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Burundi, Camerún, China, Colombia, Corea del Sur, Croacia, Chipre, Dinamarca, Ecuador, Eslovenia, Eritrea, España, Estados Unidos, Etiopía, Finlandia, Francia, Grecia, Guinea Bissau, Guyana, Hungría, India, Indonesia, Irlanda, Italia, Jordania, Kenia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Malasia, Moldova, Montenegro, Marruecos, Nigeria, Noruega, Países Bajos, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania, Ruanda, Rusia, Sierra Leona, Sudáfrica, Sudán del Sur, Suecia, Suiza, Tanzania, Tailandia, Togo, Uganda, Vietnam, Yibuti y Zambia.

Al usar nuestra página web, utilizamos cookies para garantizar funcionalidad técnica, reunir estadísticas, y el intercambio en las plataformas de redes sociales.

Más información