All news
|
Print
05 febrero 2018

Los dirigentes de INTERPOL y las Naciones Unidas tratan asuntos de seguridad mundial

NACIONES UNIDAS (Nueva York) – El riesgo creciente de que, tras la liberación de los territorios que estaban en manos del Estado Islámico, los combatientes terroristas extranjeros regresen a sus países natales o participen en otros conflictos, altera el panorama de las amenazas mundiales, por lo que la seguridad internacional ocupó un lugar destacado en los debates que mantuvieron los dirigentes de las Naciones Unidas y de INTERPOL.

En esta reunión, la primera que mantienen los Secretarios Generales António Guterres y Jürgen Stock, ambos abordaron temas de interés común sobre los que sus respectivas organizaciones pueden incrementar y agilizar aún más su cooperación, en beneficio de los países miembros.

En varias resoluciones de las Naciones Unidas se han señalado ámbitos en los que cabe mejorar la colaboración, entre los que figura la protección de infraestructuras fundamentales, la prevención de los desplazamientos de los combatientes terroristas extranjeros y la lucha contra la delincuencia transnacional en todas sus formas, por ejemplo la piratería marítima, la trata de personas y el tráfico de drogas.

Además, actualmente están en vigor unas 600 notificaciones especiales de INTERPOL y las Naciones Unidas sobre entidades o personas señaladas por los Comités de Sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Jürgen Stock señaló que el complejo panorama actual de la seguridad, junto con la creciente presión que se ejerce sobre los recursos, ponen de manifiesto la utilidad de las bases de datos y el sistema mundial de comunicación de INTERPOL en calidad de “sistema global de alerta rápida”.

“Todos somos perfectamente conscientes de los peligros que tenemos ante nosotros y no cabe duda de que, en el futuro, está previsto que estas amenazas aumenten en lugar de disminuir”.

“La alianza entre INTERPOL y las Naciones Unidas proporciona una respuesta unificada para apoyar a las fuerzas del orden en sus labores de mantenimiento de la paz y la seguridad a escala internacional”, declaró el Secretario General de la organización policial mundial. 

Entre las decenas de millones de registros que contienen las bases de datos de INTEPOL, accesibles a las fuerzas del orden de sus 192 países miembros, más de 43 000 corresponden a terroristas extranjeros.

En 2017 los organismos encargados de la aplicación de la ley de todo el mundo llevaron a cabo 4 500 millones de consultas en las citadas bases de datos, lo que dio lugar a un millón de resultados positivos, y cada uno de estos podría convertirse en elemento clave de una investigación.

INTERPOL lleva colaborando con las Naciones Unidas desde 1949. Desde su apertura en 2004, la Oficina del Representante Especial de INTERPOL ante las Naciones Unidas en Nueva York ha servido para reforzar aún más los vínculos entre ambas organizaciones.