All news
|
Print
04 julio 2017

INTERPOL World: Mayor comunicación entre la policía y el sector privado para un futuro más seguro

SINGAPUR – Solo será posible hacer frente a los problemas de seguridad del futuro mediante una respuesta coordinada de los sectores público y privado centrada en la innovación: es esta la idea que quiere transmitir el congreso INTERPOL World inaugurado hoy en Singapur.

Ante el peligro que plantean los ciberdelincuentes y el aumento creciente del uso de nuevas tecnologías, INTERPOL World, que tendrá una duración de cuatro días (del 4 al 7 de julio), ofrece un foro que permite a las fuerzas del orden y a los sectores público y privado intercambiar ideas y elaborar conceptos innovadores para futuras iniciativas en materia de seguridad.

Dado que, por lo general, el sector privado dispone de más información detallada que las fuerzas del orden tradicionales acerca de las ciberamenazas, los ataques y las víctimas, sobre todo en el periodo inmediatamente posterior a los ataques, el intercambio de información entre la policía y las empresas privadas es esencial para preparar una respuesta integral de alcance mundial.

A tal efecto, INTERPOL continúa intensificando su colaboración activa con el sector privado en la lucha contra la ciberdelincuencia, de modo que, en el Complejo Mundial de INTERPOL para la Innovación (CMII), en Singapur, algunas empresas están ya trabajando con expertos en ciberdelincuencia de INTERPOL. Se están preparando otros acuerdos de intercambio de información para que INTERPOL pueda acceder a la más amplia gama de datos, a fin de ofrecer a los países miembros unos análisis precisos y esenciales sobre los peligros actuales e incipientes.

Basándose en el éxito cosechado por la primera edición de INTERPOL World, celebrada en 2015, el acto de este año comprende una exposición y un congreso de ámbito mundial, y se centra en tres nuevos problemas de seguridad: la ciberdelincuencia, el futuro de la labor policial en las ciudades globales y la gestión de la identidad. Reúne a participantes de 220 empresas procedentes de 34 países y a representantes de organismos encargados de la aplicación de la ley de todo el planeta.

Como prueba de la importancia que atribuye a la colaboración entre los sectores público y privado, en abril INTERPOL dirigió una operación contra la ciberdelincuencia en el Sudeste Asiático; en ella, la información facilitada por las policías y las empresas colaboradoras condujo al descubrimiento de cerca de 9 000 entidades malintencionadas y de cientos de sitios web afectados, entre ellos portales de administraciones públicas.

Actualmente está en curso una segunda operación en la región de las Américas, en la que INTERPOL se sirve de datos aportados por cerca de 40 países participantes y socios del sector privado para elaborar oportunos informes sobre amenazas y ayudar a las fuerzas del orden de los países a preparar respuestas preventivas.

Meng Hongwei, Presidente de INTERPOL, ha destacado la importancia de la colaboración internacional entre todos los sectores en varios ámbitos esenciales a fin de dar una respuesta mundial a la delincuencia que se sirve de la tecnología: el intercambio de información, el análisis de información policial, la formación y la concienciación de los ciudadanos.

“En el futuro seguirán aumentando los peligros derivados del uso ilícito de las tecnologías y del ciberespacio. Nos enfrentaremos a nuevos desafíos de una magnitud, rapidez e influencia que no podemos ni imaginar.

“Debemos aunar esfuerzos a escala mundial para ir siempre un paso por delante de unos delincuentes que están en constante evolución, y a tal fin debemos reforzar las capacidades de todas las partes interesadas para hacer frente a unos delitos cada vez más ingeniosos y sofisticados”, concluyó Meng.

Tras los dos graves ataques perpetrados en mayo y junio con programas informáticos de chantaje, que ocasionaron daños considerables y perturbaciones a administraciones nacionales, empresas y ciudadanos de todo el mundo, INTERPOL coordinó la respuesta internacional mediante el intercambio de conocimientos técnicos y de información sobre las víctimas para ayudar a los países miembros a reducir los efectos negativos de los ataques y prevenir nuevos daños.

Jürgen Stock, Secretario General de INTERPOL, afirmó que la organización policial que dirige está adoptando un enfoque más preventivo a su colaboración con el sector privado en la lucha contra la ciberdelincuencia, a fin de proporcionar a los países miembros apoyo para la vigilancia de las amenazas en tiempo real y capacitación para la gestión de crisis y, de ese modo, ayudar a los servicios policiales a limitar los daños ocasionados por los ciberataques.

“Pese a las numerosas ventajas que comporta, la tecnología seguirá generando riesgos para la seguridad, ya que los delincuentes más activos tratan continuamente de aprovechar las últimas innovaciones para alcanzar sus fines ilícitos.

”Dado que las tecnologías “inteligentes” están presentes en todos los aspectos de la vida cotidiana, es evidente que los recientes ataques con programas informáticos de chantaje son indicativos de una nueva fase de la actividad delictiva dirigida a los dispositivos y tecnologías de los que la sociedad se ha hecho dependiente.

”Debemos combinar la creatividad empresarial con la experiencia de primera línea de las fuerzas del orden para plantar cara a los ciberdelincuentes que ponen en peligro nuestra seguridad futura”, señaló Stock.

En las distintas sesiones del congreso INTERPOL World, altos dirigentes del sector de la seguridad, de las fuerzas del orden, de los organismos estatales y del sector privado de todo el planeta debatirán los asuntos más acuciantes que plantea la seguridad del futuro, mientras que, en la exposición, empresas de todo el mundo dedicadas a la seguridad presentarán sus soluciones tecnológicas innovadoras.

Asimismo en el marco de este congreso, en un taller sobre ciberdelincuencia organizado conjuntamente por INTERPOL World y el Foro Económico Mundial se ha abordado la colaboración entre los sectores público y privado para combatir la delincuencia informática.