All news
|
Print
08 marzo 2017

Las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL, esenciales para la mejora de la seguridad mundial

LYON (Francia) – Garantizar que los funcionarios policiales de primera línea tengan en sus manos datos policiales mundiales de fundamental importancia es uno de los puntos clave del orden del día de la Conferencia de Jefes de Oficinas Centrales Nacionales (OCN) de INTERPOL que está teniendo lugar esta semana.

Al ser el conducto a través del cual la policía nacional puede acceder al conjunto de bases de datos mundiales de INTERPOL, las OCN tienen un papel esencial que desempeñar como parte de una plataforma internacional para la colaboración y el apoyo operativo entre los organismos encargados de la aplicación de la ley.

En esta reunión, que tendrá una duración de tres días (7 – 9 de marzo), y en la que se dan cita unos 270 funcionarios de policía de 149 países, se tratará también la necesidad tanto de aumentar el intercambio de información biométrica, como huellas dactilares, perfiles de ADN y datos de reconocimiento facial, como de potenciar el uso de las capacidades de INTERPOL en rastreo de armas de fuego e intercambio de datos balísticos.

“Las Oficinas Centrales Nacionales son una fuerza fundamental de INTERPOL: actúan como puente entre la Organización y las fuerzas policiales nacionales y como cauce principal para el desempeño de nuestras actividades esenciales”, declaró el Presidente de INTERPOL, Meng Hongwei.

“Como organización singular de cooperación policial internacional, INTERPOL no solo debería ser un actor que lucha contra la delincuencia transnacional, sino también un defensor del Estado de derecho y del interés común de la humanidad”, añadió el Presidente. “La Organización continúa desarrollando y reforzando sus actividades esenciales, y el fortalecimiento del desarrollo de las OCN constituye un principio básico en este proceso”.

En todo el mundo, allí donde los organismos encargados de la aplicación de la ley nacionales están conectados directamente a las bases de datos mundiales de INTERPOL, los resultados obtenidos han sido significativos. Tan solo 48 horas después de que la policía austríaca conectara su red nacional al sistema de información mundial de INTERPOL, un control rutinario de pasaportes dio lugar a la identificación y detención de un fugitivo internacional buscado por Croacia.

“En un momento en el que la movilidad de los terroristas se ha convertido en un serio desafío para la policía, la provisión de datos mundiales a los funcionarios locales adquiere una importancia vital”, declaró el Secretario General, Jürgen Stock.

“Mediante la colaboración y el intercambio de información con el conjunto de la comunidad policial a través de INTERPOL, debemos reconocer que no es solo nuestro propio país el que estamos protegiendo, sino también el de nuestro prójimo. Y en un mundo ultraconectado como el actual, es más probable que este prójimo se encuentre a miles de kilómetros de distancia”, añadió el Sr. Stock.

El Secretario General señaló que la ampliación del acceso a las bases de datos mundiales de INTERPOL significa la posibilidad para los países de efectuar controles sistemáticos de personas en los puestos de control fronterizo, y conduce asimismo a la obtención de mejores resultados en las investigaciones.

El jefe de INTERPOL citó la condena, a principios de año, del cabecilla de una red de pederastia de Japón tras un intercambio de información a través de la Base de Datos Internacional sobre Explotación Sexual de Niños (ICSE) de INTERPOL. La base de datos ICSE ha ayudado hasta ahora a investigadores de todo el mundo a identificar y rescatar a más de 10 000 menores víctimas de abuso sexual.

La operación ADWENPA II, dirigida por INTERPOL y enfocada en el fortalecimiento de los controles fronterizos en toda África Occidental, condujo a la detención de responsables de la trata de personas y el tráfico de migrantes, y a la incautación de drogas, vehículos robados, dinero en efectivo y productos falsificados. Asimismo, se puso bajo custodia preventiva a siete niños de edades comprendidas entre 11 y 16 años, y se detuvo a dos hombres sospechosos de trata de personas.