All news
|
Print
08 diciembre 2016

Redes delictivas desarticuladas en una operación dirigida por INTERPOL contra los artículos falsos

LYON (Francia) – Una operación dirigida por INTERPOL permitió a la policía de distintos países de las Américas desmantelar 34 redes delictivas que se dedicaban a la fabricación y comercialización de productos falsificados e ilícitos valorados en varias decenas de millones de dólares.

Agentes de policía y aduanas llevaron a cabo más de 650 intervenciones en ocho países en el marco de la operación JUPITER de 2016, de dos semanas de duración (del 1 al 15 de octubre), que se saldó con la detención o investigación de unas 240 personas.

Dados los beneficios que reportan el contrabando y la falsificación, los grupos delictivos no dudan en emplear la fuerza para defender sus redes y bases operativas, por lo que muchas de las intervenciones tuvieron que realizarse con el apoyo de fuerzas especializadas antidisturbios.

Entre los tres millones de artículos falsos decomisados, valorados en aproximadamente 93 millones de dólares estadounidenses, había alimentos, teléfonos móviles, juguetes, alcohol y componentes electrónicos, además de drogas, armas y munición. Actualmente la información intercambiada en el transcurso de la operación a través de I-24/7, la red de comunicación policial protegida de INTERPOL, se está comparando con las bases de datos de la Organización para determinar posibles conexiones con otras redes delictivas.

En Argentina, los agentes interceptaron dos contenedores que supuestamente transportaban una donación de equipos y suministros hospitalarios, pero que también transportaban ordenadores, equipo profesional para cinematografía y drones importados ilegalmente y valorados en 1 millón de dólares estadounidenses. Al comprobar el material hospitalario se descubrió que los productos estaban caducados o en mal estado, o incluso contenían desechos clínicos que presentaban un alto riesgo de infección.

La policía brasileña decomisó más de 10 000 baterías de automóvil usadas importadas ilegalmente, muchas de las cuales habían sido almacenadas de manera inadecuada y tenían fugas de ácido sulfúrico y plomo (ambas, sustancias cancerígenas) que se vertían al suelo, con el consiguiente riesgo de contaminación de la red de suministro local de agua.

En Chile, la policía desmanteló dos talleres ilegales, uno dedicado a la emisión no autorizada de canales de televisión de pago, y el otro a la copia ilegal de música. En Colombia, la información recopilada durante la operación permitió descubrir cinco grupos delictivos involucrados en la producción y el contrabando de combustible, ropa, bebidas alcohólicas y alimentos.

La policía de Paraguay descubrió y clausuró una fábrica ilegal de tabaco y la Policía Nacional de Perú desmanteló un total de 25 talleres dedicados a la producción de productos ilícitos como ropa, refrescos y alcohol, así como etiquetas comerciales y de marca falsificadas.

“La operación JUPITER nos ofrece una oportunidad para armonizar nuestros esfuerzos en la lucha contra las organizaciones delictivas responsables de las actividades de falsificación y contrabando en toda la región”, señaló Vicente Romero Fernández, Director General de la Policía Nacional del Perú.

“Perú está decidido a hacer frente a este tipo de delincuencia al mismo tiempo que intenta involucrar a la ciudadanía para sea consciente de que comprar un artículo falso o procedente del comercio ilícito puede salir caro, ya que puede poner en peligro la vida y supone una manera de financiación para las redes de delincuencia organizada”, añadió.

La operación estuvo precedida de una reunión de planificación y de un curso de capacitación que tuvieron lugar en la Oficina Regional de INTERPOL en Buenos Aires. A la sesión de formación, que contó con el apoyo de la oficina estadounidense de patentes y marcas, acudieron 40 participantes de 9 países y empresas colaboradoras del sector privado que pusieron en común información y técnicas de investigación para la lucha contra la falsificación y el comercio ilícito.

En la operación JUPITER de 2016 participaron los países siguientes: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay.