All news
|
Print
07 diciembre 2016

Operación fronteriza de INTERPOL contra las redes de delincuencia organizada en toda África Occidental

Una operación de seguridad fronteriza dirigida por INTERPOL en África Occidental ha dado lugar a la detención de traficantes de personas y de migrantes y al decomiso de droga, vehículos robados, dinero en efectivo y productos falsificados.

Durante los ocho días de la operación ADWENPA II, del 14 al 21 de noviembre, más de 100 agentes de primera línea aplicaron las capacidades policiales mundiales de INTERPOL para identificar a delincuentes, víctimas y productos ilícitos en 28 puntos estratégicos de control de fronteras situados en 14 países.

Las rutas más destacadas de tráfico de personas hacia Europa pasan por varios de los países participantes en esta operación, lo que ha permitido la detención de siete ciudadanos guineanos en el puesto de control de Kourémalé, en la frontera entre Malí y Guinea, por haber facilitado la inmigración ilegal de siete personas, hombres y mujeres, de edades comprendidas entre los 16 y los 22 años, que se dirigían hacia Italia.

En ese mismo puesto de control se rescató a 10 hombres que estaban siendo transportados ilegalmente hasta Europa a través de Libia y hacia minas de oro de Guinea, y se detuvo a otros dos hombres como presuntos responsables de trata de personas.

En Dakola, en la frontera entre Burkina Faso y Ghana, se puso bajo custodia cautelar a siete niños de Côte d’Ivoire con edades comprendidas entre los 11 y los 16 años; además, dos hombres de Nigeria y de Côte d’Ivoire fueron detenidos por sospecha de trata de personas.

Otros resultados destacados:

  • La incautación de más de una veintena de automóviles, incluidos modelos de lujo procedentes de Bélgica, Francia e Italia, que constan como vehículos robados en las bases de datos de INTERPOL.
  • Numerosos decomisos de droga: cocaína, cannabis, heroína y 90 kg de metanfetamina.
  • La identificación, detención y extradición desde el aeropuerto Léopold-Sédar-Senghor de Dakar de un ciudadano centroafricano buscado por las autoridades francesas por robo a mano armada.
  • La recuperación de 332 000 dólares estadounidenses en efectivo ocultos en maletas y automóviles.
  • La incautación de productos ilícitos como tabaco, fármacos y productos alimentarios. Se incautaron asimismo tarjetas de identificación y uniformes militares.

“INTERPOL reconoce la gravedad del problema de la delincuencia transnacional organizada en la región y, de hecho, una de sus prioridades es poner a disposición de sus países miembros una amplia gama de herramientas y servicios para ayudar a reforzar sus procedimientos en materia de seguridad fronteriza y coordinar las medidas policiales con los países vecinos”, manifestó Kambile Pale Elie, Comisaria de División de la Policía Nacional de Côte d’Ivoire.

Las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL coordinaron actividades sobre el terreno e intercambiaron datos en tiempo real a través de la red mundial de esta organización policial, con el apoyo de agentes especializados de su Secretaría General y de la Oficina Regional de Côte d’Ivoire.

También se comprobaron los datos de los pasajeros y tripulantes de la aerolínea en las bases de INTERPOL para determinar si alguna persona pretendía entrar ilegalmente en otros países mediante el uso de un pasaporte declarado como perdido o robado, o si era buscada a escala internacional.

“La operación ADWENPA II demuestra lo que se puede conseguir cuando los agentes de las fuerzas del orden sobre el terreno han recibido la formación y las herramientas de INTERPOL necesarias para descubrir delitos y delincuentes eficazmente”, señaló Tim Morris, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL.

“La capacidad de gestión de fronteras en África Occidental se ha reforzado de manera sostenible y con ello se ha demostrado la importancia de las capacidades mundiales de nuestra organización y del apoyo a los servicios para fortalecer la seguridad a escala nacional e internacional”, añadió Tim Morris.

ADWENPA II, que cuenta con la financiación del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania, se ha construido sobre los exitosos cimientos de la primera operación, llevada a cabo en febrero en el marco de un programa de capacitación de dos años con el objetivo de reforzar la gestión fronteriza en África Occidental.

Con anterioridad a la operación se celebraron en África Occidental una serie de cursos sobre capacitación, entre ellos uno destinado a formadores, siempre bajo la premisa de la sostenibilidad, parte esencial del programa.

La operación contó con socios como la Organización Mundial de Aduanas, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito junto con la red del proyecto FORMATRAIN, que envió expertos en identificación de vehículos a puntos clave de las fronteras terrestres.

Los países que han participado en la operación ADWENPA II son: Benín, Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Liberia, Malí, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo.