All news
|
Print
20 mayo 2016

La lucha contra las redes de delincuencia organizada implicadas en la pesca ilegal, eje de una reunión de INTERPOL

CIUDAD DE MÉXICO (México) – El intercambio de información en apoyo de las investigaciones encaminadas a descubrir las redes delictivas responsables de la pesca ilegal en América Latina y en otras regiones fue el tema central de una reunión organizada por INTERPOL.

Investigadores de los organismos nacionales en materia de pesca y de las policías de Belice, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala y México participaron en el encuentro, que tenía por objetivo el intercambio de datos obtenidos en el marco de la operación PESCAM, coordinada por la organización policial mundial.

Esta operación, dirigida contra la pesca ilegal, las embarcaciones de alto riesgo y las actividades delictivas que minan el sector de la pesca en América Latina, ha durado nueve meses (de marzo a noviembre de 2015) y ha sido la última de una serie de operaciones coordinadas por INTERPOL.

Entre ellas figura la operación SPINDRIFT (2014) contra el tráfico ilícito transnacional de abulones o moluscos marinos, mediante el intercambio de información general y estratégica entre siete países: Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Noruega, Reino Unido y Sudáfrica.

Entre abril de 2014 y abril de 2015 se llevó a cabo la operación SPILLWAY, dirigida por Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Noruega, centrada en buques pesqueros de los que se sabía o sospechaba que faenaban ilegalmente en aguas del Antártico, zona regulada por la Convención sobre la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA).

En el marco del proyecto SCALE de INTERPOL, iniciativa para ayudar a los países miembros a descubrir delitos pesqueros transnacionales e impedir que se cometan, hasta la fecha se han publicado alrededor de 17 notificaciones moradas y 17 azules, a petición de los países miembros, a fin de apoyar investigaciones nacionales emprendidas por Indonesia, Malasia, Santo Tomé y Príncipe, España, Senegal y Tailandia.

En el curso de estas investigaciones se practicaron redadas en empresas involucradas en una red de buques dedicados a la pesca ilegal, nueve personas fueron detenidas en dos países y 17 siguen siendo objeto de investigación, acusadas de delincuencia organizada, blanqueo de capitales, falsificación de documentos y delitos contra el medio ambiente.

Recientemente un tribunal de Santo Tomé y Príncipe condenó al capitán y a dos ingenieros de un barco pesquero ilegal objeto de una notificación morada de INTERPOL a más de ocho años de privación de libertad.

“Esta reunión servirá para sensibilizar aún más sobre los delitos pesqueros y sus consecuencias y sobre el hecho de que la cooperación internacional es esencial para combatir eficazmente el creciente tráfico ilegal de nuestras especies marinas protegidas”, declaró Irving Vidal, Jefe de la Oficina Central Nacional de INTERPOL en México.

“En los últimos años se ha reforzado el apoyo de INTERPOL a los países miembros de América Latina, lo que ha promovido un mayor intercambio de información en el marco de operaciones basadas en información policial, dirigidas contra las redes delictivas responsables de los delitos pesqueros y de todos aquellos que se relacionen con ellos”, señaló David Higgins, Jefe del Programa de INTERPOL de Seguridad Medioambiental.

Esta reunión, de cuatro días de duración (del 17 al 20 de mayo), contó con el apoyo de la Agencia mexicana de Investigación Criminal y fue financiada por el Departamento estadounidense de Estado, la Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo (NORAD) y la organización Pew Charitable Trusts.