All news
|
Print
15 febrero 2016

Captura de drogas, delincuentes, armas y oro en una operación fronteriza de INTERPOL en África Occidental

COTONÚ (Benín) – Una operación destinada a reforzar los controles fronterizos en el corredor Abiyán-Lagos ha dado lugar a importantes decomisos de drogas, automóviles robados, dinero, armas de fuego y documentos de viaje falsos, así como a detenciones por tráfico de migrantes.

En el marco de la operación denominada ADWENPA, que duró 10 días (del 26 de enero al 4 de febrero), se destacó a más de 100 funcionarios a 10 puestos de control fronterizo aéreos y terrestres de 5 países ‒Benín, Côte d’Ivoire, Ghana, Nigeria y Togo–, a fin de efectuar controles de seguridad adicionales mediante verificaciones en las bases de datos de INTERPOL.

Se descubrió a dos hombres objeto de sendas notificaciones rojas de INTERPOL. Uno de ellos, un ghanés buscado por las autoridades brasileñas por tráfico de drogas, fue detenido en la frontera entre Ghana y Côte d’Ivoire, y el otro, un francés buscado por las autoridades beninesas por estafa y malversación de fondos, fue capturado en el aeropuerto internacional Félix-Houphouët-Boigny de Abiyán.

También fue detenido otro ciudadano ghanés que trataba de introducir ilegalmente en Togo a dos migrantes portadores de documentos de viaje falsos, y en la frontera entre Nigeria y Benín se interceptó y puso al cuidado de las autoridades nacionales a seis menores de entre 13 y 17 años presuntamente objeto de trata con fines de explotación laboral.

Se decomisaron cerca de 900 kg de estupefacientes, entre ellos cocaína, cannabis, metanfetamina y khat. Las comprobaciones efectuadas en la base de datos de INTERPOL sobre vehículos robados condujo a la recuperación de siete vehículos que habían sido robados en Alemania, Canadá, Francia e Italia.

Las autoridades se incautaron asimismo de grandes cantidades de efectivo, lingotes de oro y joyas de contrabando, todo ello valorado en más de un millón de USD, así como de casi 80 kg de marfil que se encontraba en manos de traficantes y una serie de pasaportes falsos.

El Director General de la Policía Nacional de Benín, Didier Atchou, declaró que la operación había mostrado claramente los vínculos existentes entre diferentes tipos de delitos, así como la necesidad de una respuesta transnacional coordinada.

“La mayor libertad de movimientos de que gozan las mercancías y las personas también trae consigo mayores oportunidades para los delincuentes”, señaló Atchou.

“Los resultados de la operación ADWENPA demuestran lo que se puede conseguir cuando los funcionarios que trabajan sobre el terreno tienen acceso a la formación y los recursos policiales que necesitan, como los que proporciona INTERPOL”.

“La policía de los países participantes ha adquirido nuevos conocimientos para combatir el tráfico de personas y de drogas, el terrorismo y otros delitos transnacionales, lo que permitirá mejorar considerablemente la seguridad nacional y regional en el futuro”, concluyó el jefe de la policía beninesa.

La operación ADWENPA marca el final de un programa de capacitación de dos años de duración destinado a reforzar la gestión de fronteras en África Occidental, que ha contado con el apoyo del programa canadiense de capacitación para la lucha contra la delincuencia.

“Lo que ha conferido una especial eficacia a la operación ADWENPA es que los agentes locales que participaron en ella habían asistido previamente a un curso de formación de formadores de INTERPOL”, declaró Julia Viedma, Directora de Capacitación y Formación de INTERPOL. “Dichos agentes recibieron las competencias y las herramientas necesarias para formar a sus propios colegas, lo que implica que la policía de toda África Occidental también sacará provecho de este programa en el futuro”.

“La operación ADWENPA muestra claramente la gama de actividades a las que se dedican las organizaciones delictivas; y las fuerzas del orden no pueden considerar por separado los distintos tipos de delitos”, afirmó Michael O’Connell, Director de Apoyo Operativo y Análisis de INTERPOL. “Este ejercicio también demuestra la importancia de utilizar los recursos policiales de INTERPOL, que son de alcance mundial, a fin de intercambiar información y cooperar a escala transfronteriza”.

A lo largo del programa, más de 50 funcionarios de las Oficinas Centrales Nacionales (OCN), los servicios de inmigración y aduanas y otros organismos encargados de la aplicación de la ley han recibido formación especializada.

Asimismo, se ha elaborado un manual práctico, diseñado específicamente para los funcionarios de fronteras de África Occidental, en el que se proporcionan sugerencias, directrices y consejos para detectar las formas predominantes de delincuencia transnacional que afectan a la región.