All news
|
Print
08 febrero 2016

La conferencia africana de INTERPOL desarrollará una estrategia para hacer frente a las crecientes amenazas delictivas

BRAZZAVILLE (Rep. del Congo) – El terrorismo, la ciberdelincuencia y el tráfico de drogas y de personas figuran entren las principales cuestiones que abordarán los altos mandos policiales reunidos en la 23ª Conferencia Regional Africana de INTERPOL.

Inaugurada oficialmente por el Presidente de la República del Congo, Denis Sassou-Nguesso, la Conferencia, de tres días de duración (del 8 al 10 de febrero), tendrá por tema “Mejora de la cooperación de las fuerzas del orden en África: una respuesta regional ante la delincuencia organizada” y congregará a unos 175 delegados procedentes de 34 países africanos, así como 4 observadores de Europa, Asia y otras organizaciones internacionales.

Jean-François Ndengue, Director General de la Policía de la República del Congo, afirmó que la Conferencia constituye para los países miembros de INTERPOL un foro de gran utilidad que permite intercambiar experiencias y mejores prácticas, así como crear una sólida red entre las fuerzas del orden de todo el continente.

“Uno de los principales objetivos de esta conferencia es poner de manifiesto, en todo el continente africano, los problemas que generan los actos delictivos tanto comunes como específicos que trascienden nuestras fronteras nacionales”, declaró el Sr. Ndengue.

“Ante estas amenazas colectivas, ya es hora de que nuestros países actúen y reconsideren sus políticas y prácticas de lucha contra la delincuencia”, concluyó.

El Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, manifestó que las amenazas de la delincuencia y el terrorismo transnacionales persisten, refiriéndose a los ataques sucedidos recientemente en Burkina Faso, Camerún, Nigeria y Somalia.

“La labor de África para forjarse un nuevo futuro podría verse socavada por la comisión de actos delictivos que van desde la piratería y la trata de personas hasta el narcotráfico y los delitos contra la flora y la fauna silvestres”, afirmó el Sr. Stock.

La única forma de hacer frente a estas amenazas que se plantean a la seguridad ―declaró el Secretario General de la organización policial mundial― es mediante una respuesta coordinada que cuente con la red mundial de policía, la infraestructura y las competencias de INTERPOL y los conocimientos especializados de las fuerzas del orden de dentro y fuera de África.

“Nuestro objetivo es que todos y cada uno de los funcionarios de los organismos encargados de la aplicación de la ley del mundo puedan comunicarse de forma segura a través de INTERPOL, intercambiar y recibir información clave en todo momento y lugar, con el fin de garantizar la seguridad de los ciudadanos de todo el planeta.”

“La mayor ventaja de INTERPOL radica en su capacidad para recopilar información de los 190 países que la componen y facilitarla a los agentes de policía de primera línea que trabajan en el terreno, en las comisarías y en las fronteras”, concluyó el jefe de INTERPOL.

Jürgen Stock destacó algunos ejemplos recientes de cooperación eficaz entre las fuerzas del orden del continente africano, tales como la operación AKOMA contra la trata y la esclavitud infantiles, mediante la que se logró rescatar a 48 niños, y la operación GIBOIA II, con la que se consiguieron incautar más de 150 toneladas de medicamentos ilegales.

Se espera que los delegados asistentes a la Conferencia aprueben un conjunto de medidas encaminadas a fomentar la cooperación contra los combatientes terroristas extranjeros, apoyar las actividades de identificación, busca y captura de quienes facilitan el contrabando de emigrantes, y preparar operaciones conjuntas para combatir el tráfico de drogas y precursores químicos.

A fin de seguir ayudando a los países miembros de África, INTERPOL suscribió en enero un acuerdo para abrir en Etiopía una Oficina de Representación Especial ante la Unión Africana. Esta oficina complementará las actividades de las Oficinas Regionales de la Organización situadas en Côte d'Ivoire, Kenia y Zimbabue.

Como parte del proceso de reforma institucional de INTERPOL para 2020, en el transcurso de la Conferencia se celebrará una serie de consultas con los delegados a fin de recabar la opinión de los países miembros sobre cómo preferirían que la Organización satisficiera sus crecientes necesidades policiales.