All news
|
Print
26 noviembre 2015

Operaciones de INTERPOL contra el comercio de madera ilegal en África y América

Incautada madera procedente de la tala ilegal valorada en más de 262 millones de dólares


LYON (Francia) – Diversas operaciones contra la tala ilegal en África Occidental, y América Central y del Sur coordinadas por INTERPOL han permitido determinar importantes rutas comerciales utilizadas por las redes delictivas para traficar con la madera talada ilegalmente e incautar grandes cantidades de maderas preciosas de especies protegidas por un valor de más de 262 millones de dólares.

La operación LOG se llevó a cabo en nueve países de África Occidental –Benín, Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Gambia, Ghana, Malí, Mauritania, Senegal y Togo– entre julio y septiembre de 2015; y las investigaciones contra las redes delictivas implicadas en la tala ilegal en la región siguen abiertas.

Los primeros resultados de la operación LOG han sido la incautación de madera de palo rosa africano (Pterocarpus Erinaceus) y de otras especies, talada ilegalmente, por un valor de más de 216 millones de dólares, y la detención de 44 personas. El palo rosa es una madera muy demandada en todo el mundo por su color rosado o rojizo y de ahí que alcance unos precios extremadamente altos en el mercando internacional.

Los organismos encargados de la aplicación de la ley de los países participantes descubrieron importantes rutas comerciales utilizadas por las redes delictivas para traficar con la madera, tanto dentro como fuera de la región, y destacaron que Asia es el principal destino del palo rosa africano talado ilegalmente.

“La cooperación policial internacional es necesaria para combatir las redes delictivas que se dedican al comercio ilegal de palo rosa africano. Burkina Faso está decidida a acabar con las actividades de estas redes”, señaló Lazare Tarpaga, Director General de la Policía Nacional de Burkina Faso.

Asimismo, durante la operación LOG se revelaron vínculos entre el comercio ilegal de madera y otros delitos graves, como la corrupción mediante la expedición de permisos fraudulentos, el tráfico de armas y los delitos contra la flora y la fauna silvestres.

Por otra parte, en noviembre de 2014 se inició la operación AMAZONAS II, una iniciativa para investigarlas redes delictivas que se dedican al comercio de madera ilegal en América Central y del Sur, y detener y enjuiciar a sus integrantes. Hasta el momento ha dado lugar a varias incautaciones por un valor de más de 46 millones de dólares y ha confirmado la necesidad de reforzar los controles fronterizos en la región.

Esta operación, llevada a cabo en 12 países, ha conducido a la incautación de más de 53 000 m3 de madera ilegal, un volumen con el que se podrían llenar 20 piscinas olímpicas. Además, se recuperaron 25 000 troncos y
1 200 sacos de carbón vegetal, y se detuvo a más de 200 personas. Los tipos de madera más expuestos al tráfico son el pino, el palisandro negro, la caoba de hoja grande, el cedro y el laurel, la mayoría de los cuales corresponden a especies protegidas.

Manuel de Jesús Gallardo, jefe de la División de Protección a la Naturaleza de la Subdirección General de Operaciones de la Policía Nacional Civil del Salvador declaró: “La operación Amazonas II nos ha permitido aumentar la concienciación de nuestro país sobre los delitos forestales. A pesar de nuestros escasos recursos, hemos conseguido formar un equipo compuesto por miembros de distintos organismos, bien coordinado, que ha aplicado un enfoque basado en inteligencia para incautarse de madera de especies protegidas y detener a los principales traficantes, que ahora están siendo investigados.”

Entre los modus operandi más habituales descubiertos durante la operación AMAZONAS II se incluyen el uso de documentos falsificados para transportar madera ilegal a otros países y el transporte de madera ilegal durante determinadas horas del día para evitar su detección. La madera ilegal circula por las principales rutas comerciales descubiertas con destino a Estados Unidos, Europa y Asia.

Como resultado de la operación, INTERPOL ha detectado la necesidad de reforzar las inspecciones en los puntos de control fronterizo de la región a través del despliegue de expertos forestales capaces de identificar las especies protegidas.

En la operación AMAZONAS II participaron Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Perú.

Las dos operaciones citadas fueron coordinadas por el personal del Proyecto LEAF de INTERPOL, cuyo objetivo es combatir la tala ilegal y los delitos forestales conexos. En el marco de este proyecto, INTERPOL trabaja con sus países miembros y sus colaboradores de la sociedad civil con el fin de reforzar la capacidad de los organismos encargados de la aplicación de la ley para proteger los bosques de todo el mundo, lo que se considera fundamental para mitigar los efectos negativos del cambio climático.

Los resultados operacionales se dieron a conocer durante la reunión del Grupo de Trabajo de INTERPOL sobre Delitos contra la Fauna y Flora Silvestres celebrada esta semana en Singapur, en la que se analizaron las amenazas más apremiantes que se ciernen sobre los bosques y la biodiversidad en todo el mundo.