All news
|
Print
20 noviembre 2015

Llamamiento de los Ministros de la Unión Europea para que se acceda a las bases de datos de INTERPOL desde los puestos fronterizos

BRUSELAS (Bélgica) – El Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, se ha mostrado satisfecho de que los Ministros de la Unión Europea hayan decidido conectar todos los puestos de control de las fronteras exteriores de la UE a las bases de datos mundiales de INTERPOL y cotejar automáticamente los documentos de viaje a partir de marzo de 2016.

Este es el resultado de una de las diversas medidas encaminadas a reforzar los controles fronterizos que se acordó en la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros de Justicia y Asuntos de Interior de la UE, celebrada en Bruselas tras los atentados terroristas perpetrados en París.

Entre las conclusiones aprobadas al final de la reunión también se hizo un llamamiento a todos los Estados miembros de la UE para que registrasen sistemáticamente los datos, incluidas las huellas dactilares, de las personas procedentes de terceros países que entren ilegalmente en el espacio Schengen, y para que llevasen a cabo controles de seguridad sistemáticos en colaboración con INTERPOL.

El Secretario General de esta organización policial mundial indicó que posibilitar el acceso a las bases de datos de INTERPOL a los agentes de primera línea y a los destinados a lugares críticos, como las unidades nacionales de lucha antiterrorista, los centros de identificación o los puntos de control de los pasos fronterizos ilegales, permitirá a los Estados miembros de la UE reforzar sus defensas y transformar la información policial estratégica en actividades concretas.

Más de 50 países han aportado información a la base de datos de INTERPOL sobre combatientes terroristas extranjeros, que ya contiene registros de unas 6 000 personas, de los cuales más de la mitad han sido aportados por fuentes externas a la Unión Europea.

“La seguridad en Europa depende del acceso en tiempo real a la información exterior”, afirmó Jürgen Stock.

“Cada nuevo registro disponible a través de las fronteras supone una nueva oportunidad para Europa, mientras que todo elemento de información que no sea explotado entraña un nuevo riesgo”, añadió el Secretario General, haciendo referencia a las capacidades policiales disponibles y realistas que INTERPOL ofrece para el intercambio de información por conducto de su red, compuesta por 190 países miembros.

Los sistemas de INTERPOL ya se han integrado en las bases de datos sobre registros de los nombres de los pasajeros de varios países miembros, lo que permite a estos últimos llevar a cabo comprobaciones inmediatas sobre viajeros.

En la citada reunión también se instó a la Comisión Europea a que hiciese lo posible por lograr la interoperabilidad en relación con los controles de seguridad, en particular entre el Sistema de Información de Schengen II, y dos bases de datos de INTERPOL, la de documentos de viaje robados y perdidos y la del Sistema para la Gestión de Registros y el Rastreo de Armas Ilícitas (iARMS).

La base de datos sobre documentos de viaje robados y perdidos contiene registros de casi 54 millones de documentos procedentes de 170 países, lo que abarca información sobre 250 000 pasaportes (algunos de ellos en blanco) cuyo robo o pérdida han notificado Siria e Irak.

La base de datos iARMS, por su parte, permite el intercambio de información y la cooperación entre organismos policiales para investigar la circulación internacional de armas de fuego ilícitas, y también de armas lícitas relacionadas con actividades delictivas.

El dirigente máximo de INTERPOL hizo hincapié en los recientes atentados terroristas perpetrados en Malí, Nigeria, Turquía y el Líbano, y recalcó que nunca había sido tan necesaria la cooperación.

“Cuanta más información tengamos, más información podremos poner a disposición de nuestros países miembros de todo el mundo con objeto de mejorar la seguridad a escala nacional, regional y mundial”, señaló Jürgen Stock.

Este consejo de la Unión Europea ha tenido lugar la misma semana en la que se congregaron funcionarios de servicios antiterroristas, de todo el mundo, en una reunión de INTERPOL para intercambiar información relacionada con los combatientes terroristas extranjeros que se desplazan hacia las zonas de conflicto de Siria e Irak y regresan de ellas.

Unos 111 participantes, procedentes de casi 40 países, intercambiaron buenas prácticas sobre el modo de contrarrestar y neutralizar el peligro que plantean el Estado Islámico y otros grupos terroristas que aplican los conocimientos especializados aprendidos en las diversas zonas de conflicto para adiestrar a terroristas y planear atentados contra objetivos occidentales y de otro tipo.