All news
|
Print
12 noviembre 2015

La seguridad mundial debe adaptarse a las amenazas actuales, declara el jefe de INTERPOL en una cumbre sobre migración

LA VALETA (Malta) – El jefe de INTERPOL ha declarado que, para combatir los peligros que se ciernen sobre la seguridad, es preciso incrementar el uso de las estructuras policiales ya existentes a escala mundial.

En un discurso pronunciado en el marco de una cumbre de la Unión Europea y África sobre migración, celebrada en Malta los días 11 y 12 de noviembre, el Secretario General, Jürgen Stock, resumió la función que desempeña INTERPOL en el ámbito de la lucha contra los grupos delictivos organizados y cuyos ejes son la potenciación de la capacidad y los conocimientos especializados, y el despliegue de medios policiales para eliminar las carencias en materia de seguridad.

“Mantenemos una estrecha relación con las policías africanas y europeas, y llevamos décadas contribuyendo a su acercamiento mutuo. Nuestra experiencia de colaboración con las fuerzas policiales de todo el mundo muestra que la creación de nuevas estructuras paralelas, a las que la policía tiene que adaptarse, no da buen resultado”, señaló Jürgen Stock.

“Al contrario, los resultados se obtienen al invertir en estructuras que los usuarios ya han hecho suyas y que han mostrado su valor sobre el terreno. No necesitamos volver a inventar la rueda, sino más bien adaptarla al entorno contemporáneo”.

Los asistentes fueron informados de que INTERPOL se sirve de su red de Oficinas Centrales Nacionales y sus cuatro Oficinas Regionales para coordinar las actividades que lleva a cabo en toda África.

Asimismo, pronto abrirá una oficina de enlace con la Unión Africana y actualmente ya mantiene una estrecha cooperación con distintas organizaciones regionales, entre ellas los Comités de Jefes de Policía de África Central (CAPCCO), África Oriental (EAPCCO) y África Occidental (WAPCCO), la Organización Regional para la Cooperación de Jefes de Policía de África Austral (SARPCCO), Europol y Frontex, así como con organismos mundiales como la Organización Internacional para las Migraciones.

“Nuestra constante presencia en África y nuestro compromiso permanente con ella nos han permitido adquirir experiencia y una adecuada comprensión de las necesidades específicas de la policía de dicho continente, lo que resulta esencial a la hora de tomar las urgentes medidas policiales necesarias para luchar contra los grupos de delincuencia organizada que consideran a los migrantes como una mercancía”, aseguró el Secretario General.

Teniendo en cuenta los cerca de 60 millones de personas que, según la ONU, se ven forzados al exilio en todo el mundo, los esfuerzos de INTERPOL se centran en los grupos delictivos organizados transnacionales que se aprovechan de la crisis migratoria para obtener enormes beneficios con poca o ninguna consideración por la seguridad de los migrantes. Tales grupos sacan asimismo partido de las nuevas tecnologías y de los sistemas financieros vigentes para enriquecerse a costa de personas vulnerables, y utilizan el dinero así obtenido para financiar otros delitos.

“Ya estamos aplicando nuestra estrategia contra dichos grupos, que se ajusta perfectamente al Plan de Acción de La Valeta. Sin embargo, para que dicha estrategia sea lo más eficaz y sostenible posible, es preciso un mayor apoyo y participación", concluyó el jefe de la organización policial mundial.

Basándose en sus capacidades ya existentes, INTERPOL está trabajando para llevar a cabo, en colaboración con las fuerzas policiales africanas, operaciones contra fugitivos centradas en personas presuntamente relacionadas con el tráfico de migrantes o buscadas por su implicación en tales actividades.

Asimismo, ha movilizado su red de especialistas en materia de operaciones e investigaciones, facilitando así la comunicación y el intercambio bilateral de información policial, y está tratando de mejorar la capacidad de la policía en diversas zonas y regiones fronterizas clave de África en las que actúan los grupos dedicados al tráfico de migrantes.

El mes pasado INTERPOL y Europol celebraron en Lyon (Francia) un foro operacional de ámbito internacional sobre la migración irregular, en el que participaron países europeos y africanos y en el que se presentó una serie de medidas dirigidas contra las redes delictivas organizadas que están detrás del tráfico de personas. En febrero de 2016 tendrá lugar en La Haya una reunión de seguimiento de dicho foro.