All news
|
Print
27 septiembre 2015

La Presidenta de INTERPOL toma la palabra en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible

NACIONES UNIDAS, Nueva York – En su discurso pronunciado en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, la Presidenta de INTERPOL, Mireille Ballestrazzi, declaró que la organización policial mundial está preparada para apoyar activamente los objetivos fijados por esta iniciativa.

Ballestrazzi añadió que la red mundial, las herramientas y los servicios de INTERPOL desempeñan un papel importante en la ayuda que se presta a los agentes del orden destacados en primera línea en su lucha contra los peligros que plantea la delincuencia, cada vez más numerosos y diversos, que amenazan con minar el imperio de la ley y el desarrollo.

“Los complejos desafíos que hoy plantea la seguridad mundial requieren una mayor solidaridad internacional”, afirmó Ballestrazzi.

“No puede haber desarrollo sin seguridad, y la seguridad exige un entorno social y económico estable”.

“En la lucha contra la delincuencia organizada y el terrorismo, la sostenibilidad requiere el establecimiento de normas, conceptos e instrumentos de alcance mundial, concebidos a partir de valores universales compartidos”, añadió la Presidenta de INTERPOL.

Ballestrazzi señaló diversos ámbitos de cooperación entre ambas organizaciones, entre ellos la creación en 2005 de las notificaciones especiales conjuntas de INTERPOL y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre personas y entidades objeto de las sanciones de la ONU.

La Presidenta destacó asimismo la colaboración de INTERPOL con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) en apoyo del objetivo 16 y sus metas asociadas, como la promoción de sociedades pacíficas, justas e inclusivas.

Mediante una mejora de su cooperación, INTERPOL y la ONUDD aunarán conocimientos y capacidades a fin de reforzar sus respectivas actuaciones en ámbitos prioritarios, como el terrorismo, la delincuencia organizada transnacional y la ciberdelincuencia; la protección de las rutas marítimas y las fronteras; y la mejora de las capacidades en materia de justicia penal y análisis forense.

“Es probable que los delincuentes estén organizados, pero carecen de unidad; en cambio nosotros podemos dar una respuesta conjunta y organizada”, concluyó la Presidenta de INTERPOL.