All news
|
Print
02 septiembre 2015

Foro internacional centrado en la lucha contra el peligro mundial planteado por los artefactos explosivos improvisados

CANBERRA (Australia) ‒ Se ha inaugurado en Australia la primera reunión mundial para combatir el peligro que representan los artefactos explosivos improvisados, que cada año causan la muerte o hieren a decenas de miles de personas en todo el mundo.

El Foro Internacional de Dirigentes de la Lucha contra los Artefactos Explosivos Improvisados, de tres días de duración (del 2 al 4 de septiembre), organizado conjuntamente por INTERPOL, la Policía Federal Australiana y el Ministerio de Defensa de Australia, reúne a más de 300 representantes prestigiosos de administraciones nacionales, fuerzas del orden y organismos militares de más de 70 países.

Uno de los objetivos principales del foro consiste en mejorar la cooperación entre los citados colectivos aumentando la vinculación entre la lucha contra el terrorismo y la lucha contra la proliferación de artefactos explosivos improvisados, a fin de garantizar un intercambio más eficaz de información policial explotable.

La capacidad de fabricación de artefactos explosivos improvisados se ha extendido más allá de las zonas de conflicto, ya que Internet facilita en gran medida la divulgación de los conocimientos necesarios. Se calcula que desde principios de 2015 unos 10 000 civiles han sido víctimas de atentados llevados a cabo con estos artefactos en todo el mundo; en casi la mitad de los casos se trató de atentados suicidas.

Entre los últimos sucesos cabe destacar una explosión en un santuario de Tailandia, en la que perecieron
20 personas; un atentado con bomba en una mezquita sita en Abha (Arabia Saudí), que acabó con la vida de
15 personas; y un ataque contra el centro cultural Amara, sito en Suruc (Turquía), cerca de la frontera con Siria, en el que murieron más de 30 personas y muchas otras resultaron heridas.

El 20 de marzo de 2015 unos terroristas suicidas perpetraron los atentados más mortíferos del año al atacar dos mezquitas en Saná, la capital de Yemen, causando 137 muertos y 345 heridos.

Todos los hechos mencionados han ocurrido sobre el telón de fondo de los atentados perpetrados periódicamente por Boko Haram en Nigeria con artefactos explosivos improvisados, así como de los ataques ocurridos en Chad y en Camerún y, recientemente, contra objetivos tales como las fuerzas de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz en Malí y las tropas de la Unión Africana en Somalia.

Andrew Nikolic, jefe del grupo parlamentario del gobierno australiano, dio la bienvenida a los asistentes en nombre del Ministro de Defensa y declaró que albergar este foro suponía un honor y testimoniaba la determinación de su país para combatir el peligro que representan los artefactos explosivos improvisados.

“Debemos centrarnos en aquello en lo que se basan principalmente las redes terroristas, es decir, en el intercambio de información. Nuestro punto débil ha pasado a ser su fortaleza y es preciso invertir esta situación”, afirmó el Sr. Nikolic.

“En su condición de mayor organización policial del mundo, INTERPOL desempeña un papel fundamental, ya que dispone de la capacidad única de facilitar la cooperación policial internacional allí donde no hay relaciones diplomáticas.”

“Trabajamos codo con codo con las fuerzas del orden y los organismos militares de todo el mundo para combatir la proliferación de artefactos explosivos improvisados y desmantelar las redes que los emplean”, añadió Andrew Nikolic.

El Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, señaló que el foro brinda una ocasión singular para determinar una respuesta mundial coordinada tanto frente al peligro que plantean los citados artefactos como con respecto a otros problemas más amplios en materia de seguridad.

“Ahora que la amenaza del terrorismo alcanza niveles nunca vistos, es necesario actuar urgentemente a escala internacional”, afirmó Jürgen Stock.

“INTERPOL ha sido reconocida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como el conducto mundial para el intercambio de información sobre combatientes extranjeros y, además, es capaz de proporcionar una plataforma neutral y de confianza para luchar contra el peligro planteado por los artefactos explosivos improvisados, que cada año hieren y matan a miles de personas”.

“Ahora necesitamos colaborar para garantizar que los datos y la información policial crucial lleguen a los agentes que trabajan sobre el terreno, a fin de que estos puedan tomar medidas eficaces”, concluyó el Secretario General.

El proyecto WATCHMAKER, lanzado este año por INTERPOL, se apoya en la base de datos sobre combatientes terroristas extranjeros, creada por la organización policial mundial para ayudar a los países miembros a identificar y localizar a personas sospechosas de fabricación ilícita o uso de artefactos explosivos.

Este proyecto, además de permitir prestar apoyo analítico y operativo, ya ha dado como resultado la difusión de más de 600 notificaciones y mensajes de alerta de INTERPOL sobre personas que fabrican o utilizan artefactos explosivos improvisados.

Al solicitar una mayor colaboración entre las partes interesadas a escala internacional, el foro proporcionará además una plataforma para crear un mecanismo de coordinación mundial destinado a reducir el peligro que representan estos artefactos, lo cual puede contribuir a salvar la vida de miles de personas en todo el mundo.

#CIED2015 Press Conference, Jürgen Stock, INTERPOL Secretary General

#CIED2015 Press Conference, Andrew Nikolic, Australian Government Whip