All news
|
Print
28 abril 2015

El jefe de INTERPOL se compromete a seguir apoyando la protección del patrimonio cultural

NACIONES UNIDAS, Nueva York - En el marco de la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la lucha contra la destrucción, el contrabando y el robo de bienes culturales, el Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, reafirmó el compromiso de la organización policial mundial para combatir estos delitos.
 
Esta reunión, convocada por las Misiones Permanentes de Jordania y Francia ante las Naciones Unidas, que presiden por turno el Consejo de Seguridad, brindó a los países miembros la oportunidad de discutir y determinar métodos innovadores y prácticos para proteger y preservar el patrimonio cultural tras la reciente aprobación de la resolución 2199 (2015) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
 
“A ojos de los delincuentes, el patrimonio cultural constituye un objetivo fácil”, declaró el Secretario General.
 
“La situación actual en Siria e Irak presenta un grave problema, puesto que a menudo los sitios históricos vulnerables no se encuentran bajo control efectivo del gobierno y las excavaciones ilícitas dominan el panorama”, añadió Jürgen Stock.
 
El jefe de INTERPOL señaló que se había aprendido mucho de la experiencia de la primera Guerra del Golfo, tras la cual solo se introdujo un registro en la base de datos sobre obras de arte robadas de la organización policial mundial. La aplicación de la resolución 1483 (2003) del Consejo de Seguridad de la ONU dio como resultado la recopilación de aproximadamente una cuarta parte de los 2 700 registros iraquíes que ahora figuran en la base de datos.
 
En el contexto de la resolución 2199 (2015) del Consejo de Seguridad de la ONU, actualmente se está alimentando la citada base de datos con información sobre más de 1 300 objetos sustraídos del museo de
Deir Atiya y otros sitios históricos de Siria, a fin de ponerla a disposición de más de 2 000 usuarios, entre ellos funcionarios de organismos encargados de la aplicación de la ley, aduanas y organizaciones colaboradoras, y comerciantes privados.
 
La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, destacó el alcance de la tragedia que se está produciendo, especialmente en lo que respecta a la pérdida de vestigios de la historia milenaria de la humanidad.
 
“El patrimonio tiene que ser un factor primordial del proceso de consolidación de la paz, puesto que constituye un medio para recuperar la dignidad y la confianza. Es indispensable frenar la radicalización y rebatir el discurso de odio y división. La lucha contra el tráfico ilícito de objetos culturales se debe reforzar en todo el mundo”, señaló Irina Bokova.
 
Entre los éxitos ya logrados podemos citar el envío de un equipo multidisciplinar a Irak bajo los auspicios de la UNESCO y la creación de un Grupo Especial de Rastreo de INTERPOL, que reúne a las autoridades más relevantes con el fin de facilitar un intercambio directo de información.

Aumentar la concienciación de los ciudadanos sobre este asunto y recabar su apoyo utilizando recursos como la campaña de la UNESCO #unite4heritage, respaldada por INTERPOL, y solicitar la colaboración de proveedores de servicios de Internet y sitios de comercio electrónico para que informen sobre las ventas sospechosas de bienes culturales sirios e iraquíes, fueron otras de las medidas destacadas para reforzar la lucha contra este tipo de tráfico ilícito.