All news
|
Print
01 abril 2015

La protección del patrimonio cultural requiere una respuesta a escala mundial, declara el jefe de INTERPOL

PARÍS (Francia) – El Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, ha destacado la necesidad de un esfuerzo internacional coordinado para prevenir el tráfico ilícito de bienes culturales por grupos terroristas como el Estado Islámico.

El Secretario General, que asiste a una reunión de alto nivel convocada por la UNESCO acerca de la aplicación de una resolución recientemente aprobada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la protección de bienes culturales iraquíes y sirios, ha subrayado la función que actualmente desempeña INTERPOL de centralizar la información relativa al patrimonio cultural robado y ayudar a los países miembros a identificar, localizar y repatriar los bienes objeto de tráfico.

“Proteger la rica historia del Próximo Oriente, cada vez más amenazada por las acciones de grupos terroristas, es una responsabilidad global que exige una respuesta coordinada a escala mundial a fin de concienciar a los ciudadanos sobre estos hechos y poner fin a la destrucción y el saqueo de nuestro inestimable patrimonio cultural”, afirmó el jefe de INTERPOL.

En febrero el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la resolución 2199, en la que se pide a INTERPOL, la UNESCO y otras organizaciones que apoyen los esfuerzos que llevan a cabo los países miembros para prevenir el tráfico de bienes culturales iraquíes y sirios robados.

En su intervención en dicho acto, la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, declaró: “Extremistas violentos están dando muestras de su férrea determinación de destruir el patrimonio, arremeter contra la cultura y atacar a los visitantes de museos. Por eso nos hemos reunido hoy aquí y hemos congregado en este acto a las principales partes interesadas en la salvaguarda del patrimonio universal de la humanidad, a fin de concebir nuevas estrategias para combatir estos delitos”.

Un elemento esencial del papel que ejerce INTERPOL como plataforma mundial para la recopilación e intercambio de información sobre bienes culturales sustraídos es su base de datos sobre obras de arte robadas, que contiene información acerca de más de 45 000 objetos y está a disposición de las fuerzas del orden, los servicios de aduanas, las organizaciones internacionales y el sector privado especializado en el arte.

Asimismo, la organización policial mundial coordina la formación que se imparte a funcionarios de las fuerzas del orden y las aduanas para detectar el tráfico ilícito de bienes culturales y hacerle frente, y mantiene una red operativa de organismos policiales nacionales y de especialistas de organizaciones colaboradoras a través del Grupo de Trabajo de INTERPOL de Especialistas en el Robo de Bienes Culturales.

La reunión, celebrada en la sede de la UNESCO, ha congregado a representantes de las principales organizaciones internacionales en este ámbito, entre ellas INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), la Organización Mundial de Aduanas (OMA), el Consejo Internacional de Museos (ICOM) y el Centro Internacional de Estudios de Conservación y Restauración de los Bienes Culturales (ICCROM), a fin de reforzar la cooperación y trazar una hoja de ruta para la aplicación de la resolución del Consejo de Seguridad.