All news
|
Print
25 marzo 2015

INTERPOL envía un equipo para colaborar en la investigación del siniestro del avión de Germanwings

LYON (Francia) – A petición de las autoridades francesas, INTERPOL ha desplegado un equipo de gestión de crisis para ayudar en la investigación del accidente aéreo de Germanwings ocurrido en los Alpes franceses y en el que fallecieron 150 personas.

Este equipo, compuesto inicialmente por cuatro expertos, actuará desde el centro de gestión de la crisis establecido en París y proporcionará apoyo en materia de identificación de víctimas y asistencia lingüística; asimismo, participará en la coordinación de la recogida de datos ante mortem para facilitar el proceso de identificación. 

“INTERPOL tiene la intención de proporcionar toda la ayuda que le soliciten los países afectados en relación con este trágico accidente”, declaró el Secretario General, Jürgen Stock.

“Teniendo en cuenta que las víctimas de este desastre proceden de todas las partes del mundo, la cooperación internacional es esencial para recuperarlas e identificarlas con precisión, dignidad y rapidez. Nuestro más sentido pésame a las familias y los allegados de los fallecidos”, concluyó Jürgen Stock.

Con el apoyo del Centro de Mando y Coordinación de la Secretaría General de INTERPOL en Lyon, operativo las 24 horas del día, el equipo de INTERPOL de gestión de crisis también estudiará la posible necesidad de enviar más especialistas en identificación de víctimas de catástrofes (IVC) o en otra materia.

Las directrices de INTERPOL para la IVC son aceptadas internacionalmente y constituyen la norma mundial en materia de identificación de víctimas. Tales directrices ya han servido de base para identificar a las víctimas de grandes catástrofes como el tsunami ocurrido en Asia en 2004, la tragedia del vuelo de Air France AF 447 de 2009 y el siniestro del vuelo MH 17 de Malaysia Airlines sucedido en Ucrania el año pasado.

El procedimiento de INTERPOL para la IVC garantiza una recogida estructurada de identificadores tales como huellas dactilares, elementos odontológicos o muestras de ADN, y su comparación con los identificadores obtenidos en los domicilios de las víctimas o aportados por sus familiares.