All news
|
Print
29 enero 2015

La amenaza para Europa de los combatientes extranjeros requiere una respuesta mundial, declara el jefe de INTERPOL

RIGA (Letonia) – En una reunión de los ministros de Justicia e Interior de los países miembros de la Unión Europea celebrada hoy en Letonia, el Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, ha declarado que es preciso un esfuerzo mundial para responder a las necesidades de la Unión Europea (UE) en materia de seguridad interior y hacer frente a la amenaza planteada por los combatientes extranjeros.

El jefe de la organización policial mundial señaló que INTERPOL está dispuesta a ayudar a los Estados miembros de la UE a afrontar esta amenaza, mediante un mayor uso de las herramientas mundiales de INTERPOL y el mantenimiento de su cooperación con Europol.

“En el ámbito de la lucha contra el peligro que suponen los combatientes extranjeros, consideramos que INTERPOL puede servir de pasarela para la transmisión de información policial entre Europa y el resto del mundo”, declaró el Secretario General.

“Las herramientas de INTERPOL pueden integrarse en las infraestructuras nacionales de manera rápida y rentable, poniendo al alcance de los funcionarios que trabajan sobre el terreno información fundamental procedente tanto de la UE y del resto de Europa como de fuera del continente”, añadió el Sr. Stock.

La información introducida en la base de datos de INTERPOL sobre combatientes terroristas extranjeros ha permitido a los analistas de la Organización determinar los itinerarios principales seguidos por dichos combatientes, así como las tácticas, técnicas y procedimientos empleados para tratar de ocultar sus desplazamientos.

Teniendo en cuenta que los combatientes extranjeros cruzan varias fronteras para llegar a las zonas de conflicto situadas en Siria e Irak, el jefe de INTERPOL señaló que tales pasos fronterizos pueden servir para detectarlos y cerrarles el paso, si se utilizan las actuales herramientas de gestión fronteriza de INTERPOL.

Un ejemplo reciente fue la detención, en la frontera de Bulgaria con Turquía, de tres personas, dos hombres de 18 y 27 años y un muchacho de 15, que, al parecer, se dirigían a Siria para unirse a un grupo de insurgentes, detención que se produjo pocas horas después de que España enviará un mensaje de alerta a través de INTERPOL.

En una serie de encuentros bilaterales con varios ministros participantes en la reunión, el Secretario General destacó asimismo que el uso sistemático de las herramientas de INTERPOL en los controles fronterizos constituye una estrategia fundamental para sacar el máximo partido a las mismas.

Refiriéndose al problema de las armas de fuego, que se puso de relieve en los debates entre los ministros, Jürgen Stock llamó la atención sobre el Sistema de INTERPOL para la Gestión de los Registros y el Rastreo de Armas Ilícitas (iARMS). En su calidad de sistema centralizado para la notificación y búsqueda de datos sobre armas perdidas, robadas o que son objeto de tráfico o contrabando, iARMS ha permitido a los países miembros intercambiar información a raíz de los atentados perpetrados en enero en París.