All news
|
Print
22 noviembre 2014

El Secretario General de INTERPOL trata sobre el terrorismo con el director de la policía neoyorquina

NUEVA YORK (Estados Unidos) – El Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, se ha reunido hoy con William J. Bratton, jefe del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD), para determinar ámbitos en los que cabe afianzar la cooperación entre ambas organizaciones, con miras a combatir la amenaza cada vez mayor que el terrorismo supone a escala mundial.

La ciudad de Nueva York ha sido objetivo de numerosos atentados terroristas, por lo que Bratton señaló que en su departamento son muy conscientes del peligro muy real que plantean el terrorismo y el extremismo violento, incluso en los países alejados de zonas de conflicto.

Asimismo, hizo un llamamiento para colaborar a escala mundial a través de la red de INTERPOL a fin de detectar a posibles combatientes extranjeros e impedirles viajar a otros países donde se enseña a combatir y a perpetrar actos terroristas, lo que representa un peligro real para la seguridad pública una vez que los combatientes regresan a sus países de origen.

“La creciente globalización ha creado un mundo en el que la delincuencia y el terrorismo no conocen fronteras. Por ello, el cometido de INTERPOL es ahora más importante que nunca”, afirmó el jefe del NYPD.

"Nuestros agentes destacados en las oficinas de INTERPOL en Washington y en Lyon (Francia) trabajan codo con codo con sus homólogos de otros países en proyectos de INTERPOL esenciales, como el seguimiento de combatientes extranjeros y la base de datos de pasaportes robados con los que se comercia en el mercado negro”, añadió.

El NYPD colabora constantemente con la organización policial mundial, y ha destinado a la sede de la Secretaría General de INTERPOL, que se encuentra en Lyon, y a la Oficina Central Nacional de esta organización policial mundial en Washington, a agentes que trabajan en asuntos de terrorismo y en otros ámbitos delictivos.

Teniendo en cuenta que el aumento de extranjeros que se desplazan para combatir en conflictos en Próximo Oriente tiene amplias repercusiones en la seguridad mundial, el Secretario General de INTERPOL ha animado al NYPD y a las demás fuerzas del orden de todo el mundo a que hagan uso de las herramientas y los servicios que ofrece su organización para intercambiar información y datos policiales sobre combatientes terroristas extranjeros.

“La lucha contra el peligro transnacional que plantean los combatientes extranjeros es responsabilidad común de todos los organismos del mundo encargados de la aplicación de la ley, y como tal exige una respuesta coordinada a escala internacional”, declaró Jürgen Stock.

“Intercambiando información a través de la red mundial de INTERPOL estamos trabajando para identificar a presuntos combatientes extranjeros e impedirles viajar. Pero si queremos que estos esfuerzos esenciales den sus frutos, necesitamos una mayor colaboración de todos y cada uno de nuestros 190 países miembros, además de medidas contundentes sobre el terreno”, concluyó el jefe de INTERPOL.

A este respecto, el Secretario General de INTERPOL hizo referencia a la resolución nº 2178, recientemente aprobada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la que se reconocen los esfuerzos desplegados por INTERPOL para hacer frente a la amenaza que plantean los combatientes terroristas extranjeros y se hace hincapié en el uso de la red mundial de comunicación protegida, denominada I-24/7, de esta organización policial, sus bases de datos y su sistema de notificaciones, y sus procedimientos para detectar documentos de identidad y de viaje robados o falsificados.

Distintos países han puesto en marcha iniciativas para que los ciudadanos participen ayudando a los organismos encargados de la aplicación de la ley a prevenir la radicalización de las personas y los desplazamientos de extremistas a zonas de conflicto. La campaña de INTERPOL Turn Back Crime (Actuemos contra la delincuencia) aplica esta filosofía a escala mundial y se propone sensibilizar del peligro que representa el extremismo violento, a la vez que anima a la policía, a las administraciones, al sector privado y a los ciudadanos a que actúen juntos para combatir este fenómeno.

Jürgen Stock se encuentra en Nueva York, donde se reunirá con altos funcionarios de las Naciones Unidas y asistirá a reuniones del Consejo de Seguridad.