All news
|
Print
13 junio 2014

La lucha contra la delincuencia a través de la innovación en el ámbito de la identificación de hablantes, eje central de una reunión de expertos organizada por INTERPOL

LYON (Francia) – La primera reunión en torno al proyecto Speaker Identification Integrated (SIIP, una tecnología de identificación de la voz), organizada por INTERPOL, se centró en el hallazgo de una solución basada en la protección de la privacidad desde el diseño en el ámbito de la biometría vocal, para combatir todas las formas de delincuencia transnacional.

El proyecto SIIP podría desempeñar un papel crucial en la identificación de delincuentes y terroristas que utilizan aplicaciones basadas en las telecomunicaciones y en Internet, así como en la recopilación de pruebas admisibles en los procesos penales. Financiado por la Unión Europea, SIIP es un proyecto de investigación multidisciplinar de amplio alcance, coordinado por Verint Systems Ltd. En total, colaboran en él 17 socios procedentes de las fuerzas del orden, el mundo académico y la empresa privada.

Alrededor de 40 expertos de 19 países han acudido a la sede de la Secretaría General de INTERPOL para participar en esta reunión de dos días de duración (10 y 11 de junio), en la que han debatido diversos asuntos, entre ellos los requisitos de los usuarios y las especificaciones técnicas, prestando una atención especial a las salvaguardas jurídicas, sociales y éticas.

“El hecho de que a INTERPOL le preocupe el futuro de la tecnología de la identificación de hablantes pone de manifiesto su gran interés tanto por ayudar a las fuerzas del orden a garantizar la seguridad en todo el mundo como por hacer respetar las salvaguardas jurídicas, entre ellas la protección de los datos y de la privacidad de las personas”, declaró Joël Sollier, Asesor Jurídico de INTERPOL.

Gideon Hazzani, coordinador del proyecto y Director del Departamento de nuevas tecnologías de Verint Systems Ltd., señaló que el proyecto SIIP podría capacitar a los organismos encargados de la aplicación de la ley para hacer frente a dos grandes dificultades actuales.

“Podría ser útil en casos en que los delincuentes crean falsas identidades para utilizar dispositivos de telecomunicaciones o de Internet, a fin de impedir la intervención y el seguimiento legales de sus actividades delictivas por parte de los servicios policiales”, explicó Hazzani.

“Asimismo, el proyecto SIIP podría ayudar a identificar a interlocutores desconocidos de llamadas legalmente intervenidas realizadas por un sospechoso conocido”, añadió.

Entre los ámbitos que pueden desarrollarse en el futuro figuran la concepción de un sistema de intercambio de información basado en procedimientos de mejora de la protección de la privacidad y de los datos, que podría beneficiar a los 190 países miembros de INTERPOL en el área de la identificación de hablantes.