All news
|
Print
06 junio 2014

El Jefe de INTERPOL afirma que es necesario un esfuerzo colectivo para luchar contra los delitos farmacológicos

Este llamamiento se produce tras la incautación de casi 200 toneladas de medicamentos en una operación en África Occidental


LYON (Francia) –Tras una operación llevada a cabo recientemente en África Occidental, que dio lugar al embargo de cerca de 200 toneladas de medicamentos falsos o ilícitos cuyo valor asciende a unos 25 millones de USD, el jefe de INTERPOL ha instado a colaborar en mayor medida para combatir los delitos farmacológicos.

El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, declaró en la Asamblea General de la Federación Europea de las Asociaciones de la Industria Farmacéutica (FPIA) que para contrarrestar los peligros a escala mundial que plantean los fármacos falsos es preciso tomar medidas a todos los niveles.

“La venta de medicamentos o productos farmacéuticos falsos, falsificados o ilícitos no solo es susceptible de poner en peligro todos los días la salud de millones de personas, sino que además brinda a los delincuentes la oportunidad de obtener pingües beneficios sin apenas correr riesgos”, señaló Ronald Noble.

“Para combatir este problema con eficacia es preciso que las fuerzas del orden, el sector privado, los organismos sanitarios y, lo que es más importante, los ciudadanos, realicen un esfuerzo común. Solo si trabajamos juntos podremos combatir estos delitos y lograremos acabar con ellos”, concluyó el Secretario General.

Asimismo, indicó que la concienciación sobre este problema resulta esencial y es uno de los pilares de la campaña de INTERPOL “Turn Back Crime” (Acabemos con la delincuencia), que tiene por objeto ayudar a los ciudadanos a entender mejor los vínculos entre diversos delitos y proporcionarles la información necesaria para que puedan elegir con conocimiento de causa los productos que compran, tanto en línea como por otros medios.

La operación PANGEA VII estuvo coordinada por INTERPOL y contó con la participación de 111 países, cuyo objetivo era luchar contra las redes delictivas que están detrás de la venta de medicamentos falsos a través de farmacias ilícitas en línea. Se saldó con la detención de 237 personas en todo el mundo y el embargo de medicamentos potencialmente peligrosos cuyo valor asciende a más de 36 millones de USD.

La operación PORCUPINE, de tres días de duración (del 27 al 29 de mayo), estuvo dirigida por INTERPOL y se llevó a cabo en África Occidental. Unos 2 000 funcionarios de policía, de organismos sanitarios, reguladores y de aduanas participaron en más de 500 redadas e investigaciones realizadas a partir de datos policiales, que transcurrieron en 20 ciudades de Benín, Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Ghana, Senegal y Togo.

La operación, coordinada por la Unidad de INTERPOL de Falsificación de Productos Médicos y Delitos Farmacológicos, en colaboración con el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, la Operación de las Naciones Unidas en Côte d’Ivoire (UNOCI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), supuso la inspección de mercados, tiendas, almacenes, farmacias y viviendas particulares.

Se hallaron y se cerraron más de 300 puntos de venta ilícita, entre ellos un almacén de productos farmacéuticos de Togo situado frente a un centro sanitario regional, al otro lado de la carretera. Además de medicamentos falsos e ilícitos, también se incautaron fármacos caducados, algunos hace más de cinco años, y antipalúdicos desviados.

“Nos complace haber podido cumplir con nuestro deber en esta fructífera operación para eliminar medicamentos peligrosos de las calles y demostrar el compromiso constante de Togo para combatir la delincuencia en todas sus formas”, declaró Mimpame Bolenga, Jefe de la Oficina Central Nacional de INTERPOL de Lomé.

La operación, una de las mayores llevadas a cabo en África Occidental, se basa en la Declaración de Adís Abeba de diciembre de 2013, por la que se reconoce el compromiso de la región africana para consolidar la lucha contra la falsificación de productos médicos y contra otros delitos farmacológicos.