All news
|
Print
09 abril 2014

El jefe de INTERPOL declara en una conferencia sobre trata de personas: “Somos aliados en la lucha mundial para proteger la vida y la dignidad humanas”

CIUDAD DEL VATICANO – El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, declaró en una conferencia internacional para combatir la trata de personas que, al margen de las diferencias en los mandatos, las nacionalidades o los uniformes, “somos aliados en la lucha mundial para proteger la vida y la dignidad humanas”.

Con ocasión de la Segunda Conferencia contra la Trata de Personas, titulada “La alianza entre la Iglesia y las fuerzas del orden” y organizada por la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, el jefe de INTERPOL afirmó que la esclavitud no puede ser compatible con la humanidad.

Este acto de dos días de duración (9 y 10 de abril), además de congregar a jefes de policía del mundo entero y a organizaciones internacionales que luchan contra estos delitos, brinda a las víctimas de la trata de personas la oportunidad de contar sus historias. La conferencia concluirá con una declaración de compromiso a escala mundial.

Ronald Noble señaló que hay 1 200 millones de individuos que viven en situación de pobreza y los traficantes de personas o, según la expresión de Su Santidad el Papa Francisco I y del Beato Giovanni Battista Scalabrini, “los mercaderes de carne humana”, siempre podrán hallar una nueva víctima y contar con la enorme demanda de su “producto”.

“El verdadero contexto mundial de la esclavitud moderna está formado por vidas humanas únicas, cada una de las cuales ha sido robada y vendida en el mercado global como una mercancía. Todas estas víctimas han quedado marcadas para siempre de manera individual, lo que también ha ocurrido con nuestra sociedad de manera colectiva”, indicó el Secretario General.

“Nuestra estrategia debe funcionar trascendiendo todas las fronteras, idiomas, culturas y creencias religiosas. A los “mercaderes” no les importan estas diferencias, de hecho prosperan a expensas de ellas, como han venido haciendo desde hace años”, añadió el jefe de INTERPOL, reconociendo los cuatro ámbitos destacados en los que la labor de las fuerzas del orden y los líderes espirituales se pueden complementar: la prevención, la asistencia, la reinserción de las víctimas y la cooperación entre las redes participantes.

La sensibilización del público es una parte fundamental de la prevención. En este sentido, Ronald Noble anunció la próxima campaña de concienciación mundial de INTERPOL, denominada Turn Back Crime (acabemos con la delincuencia), cuyo objetivo es sensibilizar a la sociedad sobre el modo en que la delincuencia organizada se introduce en nuestra vida cotidiana y la manera en la que todos podemos contribuir a hacer del mundo un lugar más seguro.

A este respecto, el Secretario General hizo hincapié en una operación reciente contra la trata y la explotación de menores en la que las fuerzas del orden de Côte d’Ivoire, con el apoyo de INTERPOL, rescataron a 76 niños, al parecer víctimas de trata en África Occidental como mano de obra ilegal infantil.

La operación NAWA, que tuvo lugar en febrero, fue la última de una serie de operaciones previstas por INTERPOL para combatir la trata de niños a escala internacional, centradas principalmente en los delitos graves que se cometen contra menores que viven en condiciones de esclavitud, y se saldó con la detención y condena de ocho traficantes (cinco hombres y tres mujeres).

“Nos enfrentamos a una potente máquina delictiva compleja y autosuficiente”, indicó Ronald Noble.

“El mensaje global, nuestro mensaje, es que no existe ninguna máquina imposible de detener. Los mercaderes de carne humana acabarán por enfrentarse a la justicia, sin importar donde actúen”.

“No consideramos a los que viven encadenados como meras cifras, sino como a las próximas personas a la que hay que liberar”, concluyó el jefe de INTERPOL.