All news
|
Print
22 mayo 2014

El examen microscópico de los documentos de seguridad, tema central de una reunión de INTERPOL

LYON (Francia) – El examen de detalles microscópicos en documentos escritos y de la edad de la tinta empleada, para determinar si estos son falsos, y en ese caso, cómo y cuándo fueron falsificados, es el tema central de un proyecto de INTERPOL destinado a elaborar protocolos y procedimientos de alcance mundial.  

El proyecto relativo al estudio físico-químico de la intersección de trazos, llevado a cabo en los dos últimos años por el Servicio de INTERPOL de Falsificación y Documentos de Seguridad en colaboración con la academia internacional de expertos en caligrafía y documentos (Académie Internationale des Experts en Ecriture et Documents, AIEED), se ha presentado ante casi 50 examinadores forenses de documentos procedentes de 25 países que asisten a la reunión de trabajo que se celebra en la sede de la Secretaría General de INTERPOL.

El proyecto hace hincapié en las técnicas concebidas recientemente para examinar la intersección entre dos trazos con miras a detectar las diferencias entre dos documentos escritos, tanto “físicas”, por ejemplo los desplazamientos visibles e invisibles de las tintas, como “químicas”, que muestran la composición de estas, lo que permite descubrir los añadidos o las alteraciones introducidos con respecto al documento original.

Tras miles de experimentos, se ha logrado determinar que la tinta utilizada en distintos lapsos de tiempo reacciona de manera diferente si se examina en ciertas condiciones. El proyecto propone una metodología que permitirá a los investigadores de todo el mundo examinar documentos con arreglo a una norma mundialmente aceptada.

Este nuevo planteamiento tiene por objeto ayudar en las investigaciones penales a hacer frente al viejo problema de la falsificación, lo que incluye la de documentos de identidad, testamentos o incluso notas dejadas por suicidas, mientras que con frecuencia las técnicas anteriores, basadas en productos químicos, conducían a la destrucción de pruebas. 

“Los más nimios detalles pueden tener consecuencias importantes en una investigación”, afirmó Glyn Lewis, Director de la unidad de INTERPOL de Delincuencia Especializada y Análisis.

“Este proyecto forma parte del compromiso constante de INTERPOL de colaborar con sus países miembros y con organizaciones especializadas para descubrir y crear herramientas que aporten un valor añadido a las investigaciones a escala nacional e internacional”, concluyó Glyn Lewis.

En esta reunión de trabajo, de dos días de duración (21 y 22 de mayo), los delegados también asistirán a demostraciones prácticas de la nueva técnica.

En el acto participan representantes de los 25 países siguientes: Argelia, Canadá, Croacia, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Ex República Yugoslava de Macedonia, Francia, Irak, Irán, Kenia, Kuwait, Letonia, Líbano, Lituania, Marruecos, Níger, Perú, Polonia, Sri Lanka, Suiza, Tanzania, Turquía y Zimbabue.