All news
|
Print
04 abril 2014

Una operación en Côte d’Ivoire apoyada por INTERPOL da lugar al rescate de niños víctimas de trata y explotación

SOUBRÉ (Côte d’Ivoire) – A raíz de una operación contra la trata y la explotación de menores, las fuerzas del orden de Côte d’Ivoire, con el apoyo de INTERPOL, han logrado rescatar a 76 niños, al parecer víctimas de trata como mano de obra ilegal infantil en África Occidental.

Cerca de 170 funcionarios de Côte d’Ivoire encargados de la aplicación de la ley participaron en la operación NAWA, que tuvo lugar del 6 al 17 de febrero. Gendarmes, y agentes de servicios policiales y forestales inspeccionaron plantaciones de cacao y minas de oro ilegales de cinco zonas de la región de Soubré. Se cree que la mayoría de los niños presuntamente víctimas de la trata proceden de Burkina Faso y de Malí. La operación se saldó con la detención y la condena de ocho traficantes, concretamente cinco hombres y tres mujeres.

Esta es la primera de una serie de operaciones planificadas por INTERPOL contra la trata transnacional de menores, en particular contra la explotación grave de niños en condiciones de esclavitud. Fue coordinada por los funcionarios de la Oficina Central Nacional de INTERPOL (OCN) en Abiyán, y contó con la participación de la Oficina Regional de este organización policial mundial, sita también en Abiyán, y de funcionarios especializados de la unidad de trata de personas y explotación de menores de la sede de la Secretaría General de INTERPOL, que se encuentra en Lyon (Francia).

El Jefe de la OCN de Abiyán, Alain Angui Eboi, destacó “la importancia de llevar a cabo labores a escala regional coordinadas a través de INTERPOL para librarse de los traficantes”. También insistió en lo relevante que resulta, gracias a iniciativas como la operación NAWA, aumentar la sensibilización local y nacional sobre el uso de mano de obra ilícita infantil, e hizo un llamamiento a los organismos regionales para que apoyasen las citadas labores coordinadas en toda la región.

La operación estuvo compuesta de cuatro fases: la reunión preparatoria, el examen del terreno, la capacitación y la ejecución de la operación propiamente dicha. El Director Ejecutivo de Servicios Policiales, Jean-Michel Louboutin, afirmó: “La información recopilada durante la operación NAWA ayudará a detectar y desmantelar las redes delictivas que están detrás de la trata de menores y los trabajos forzados, tanto a escala nacional como regional. La operación pone de relieve la necesidad de que los organismos encargados de la aplicación de la ley colaboren a nivel nacional, regional e internacional para combatir estos delitos”.

Los menores rescatados fueron acogidos por los servicios sociales tras la operación, que  recibió el apoyo de los Ministerios de Côte d’Ivoire de sanidad, inmigración y asuntos sociales, así como de trabajadores sociales y de la ONG KidsRights, de los Países Bajos.

“La operación NAWA pone de manifiesto todo lo que se puede lograr coordinado recursos. Agradeceríamos especialmente las aportaciones de las empresas que desean ayudar a eliminar la explotación de mano de obra infantil de sus cadenas de suministro”, declaró Michael Moran, Jefe de la unidad de INTERPOL de trata de personas y explotación de menores. 

Y añadió: “La policía que trabaja sobre el terreno desempeña un papel muy importante a la hora de aplicar las leyes sobre trata de personas y trabajos forzados. Necesitamos implicarnos en este ámbito para prestar apoyo a estos agentes de la región y brindar a los niños que han sido víctimas de la trata la oportunidad de acceder a la educación, la ocasión de vivir”.

Las medidas de seguimiento abarcan la identificación de buenas prácticas para este tipo de operaciones en África Occidental, así como la elaboración de un programa para esta región y la capacitación basada en la operación NAWA.

INTERPOL Operation NAWA, Fighting Child Labour and Trafficking