All news
|
Print
28 marzo 2014

INTERPOL rechaza que la comprobación en sus bases de datos pueda ralentizar los controles de inmigración, como parece afirmar Malasia

LYON (Francia) – La decisión de Malasia de no consultar la base de datos de INTERPOL sobre documentos de viaje robados y perdidos (SLTD) antes de permitir la entrada de viajeros en su territorio o el embarque de pasajeros en un avión no puede defenderse echando falsamente la culpa a la tecnología o a INTERPOL. Si hay alguna responsabilidad o alguna culpa en este fallo, esta recae enteramente en el departamento de inmigración de Malasia.

Cuando se consulta la base de datos SLTD de INTERPOL, se sabe en cuestión de segundos si un pasaporte figura en ella. En las pruebas más recientes esta operación ha tardado 0,2 segundos.

La realidad es la siguiente: anualmente Estados Unidos consulta esta base de datos más de 230 millones de veces; el Reino Unido, más de 140 millones de veces; los Emiratos Árabes Unidos, más de 100 millones de veces, y Singapur, más de 29 millones de veces. Ni uno solo de estos países, y de hecho ni uno solo de los países miembros de INTERPOL, ha dicho en ningún momento que el tiempo de respuesta es demasiado largo.

Lo cierto es que en 2014, antes de la trágica desaparición del vuelo MH 370 de Malaysia Airlines, el departamento de inmigración de Malasia no había comprobado ni un solo pasaporte de sus viajeros en las bases de datos de INTERPOL.

Por consiguiente, dos personas portadoras de pasaportes robados, uno austriaco y otro italiano, pudieron embarcar en el avión que iba a efectuar el vuelo MH 370. Si Malasia hubiera consultado la base de datos SLTD de INTERPOL, se habría descubierto prácticamente al instante que estos dos pasajeros viajaban con pasaportes robados.

Por el bien de todos los pasajeros de vuelos que parten de Malasia o que transitan por este país, el departamento de inmigración malasio debería asegurarse de que ningún pasaporte que figure como robado o perdido en las bases de datos de INTERPOL sea empleado para tomar un avión.

A este respecto, pese a este ataque injustificado a INTERPOL, podemos y queremos ayudar a Malasia a proteger mejor a sus nacionales y a los visitantes frente a quienes intentan utilizar pasaportes robados o alterados fraudulentamente para embarcarse en un avión.

INTERPOL no sabe por qué el Ministro del Interior de Malasia ataca a INTERPOL en lugar de aprender de esta tragedia.

Después de observar desde hace años que hay países que no consultan su base de datos SLTD antes de permitir a los viajeros pasar fronteras y tomar aviones, INTERPOL ha creado el dispositivo I-Checkit, que permitirá a las compañías aéreas y las líneas de cruceros asegurarse de que ninguno de sus pasajeros emplee un pasaporte robado o perdido que esté registrado en la base de datos de INTERPOL antes de subir a uno de sus aviones o sus barcos.