All news
|
Print
27 marzo 2014

Investigadores internacionales celebran una reunión sobre el proyecto PINK PANTHERS de INTERPOL

LUXEMBURGO (Luxemburgo) – Funcionarios de policía procedentes de 25 países han acudido a Luxemburgo para intercambiar información sobre las investigaciones en curso en relación con toda una serie de robos cometidos en todo el mundo y vinculados a los “Pink Panthers”.

La 8ª Reunión Operativa del Grupo de Trabajo sobre el Proyecto PINK PANTHERS (27 y 28 de marzo) congrega a más de 70 investigadores, y tiene por objeto el intercambio directo de datos e información actualizada sobre presuntos miembros de la red delictiva.

En la apertura de la reunión, el Subdirector General de la Policía de Luxemburgo, Jos Schmit, declaró que, desde que en 2003 se denunció el primer robo de este tipo en el Gran Ducado, la institución que él representa ha venido apoyando el proyecto PINK PANTHERS y, gracias a esta cooperación, ha identificado tres grupos delictivos que actúan en el país.

“Estoy convencido de que la ampliación de la participación de INTERPOL en la lucha contra la  delincuencia transnacional aportará enormes beneficios a nuestras actividades, ya que la Organización no solo proporciona experiencia, análisis y recursos, sino que también puede prestar un valioso asesoramiento”, afirmó Schmit.

El Subdirector General de la Policía subrayó asimismo la necesidad de una cooperación judicial, añadiendo lo siguiente: “Además de los aspectos puramente policiales del asunto, hay que resolver otros problemas, especialmente en el ámbito jurisdiccional. Si queremos incrementar notablemente nuestro porcentaje de éxito, tenemos que superar estas limitaciones mediante una cooperación judicial multilateral. Cuanto más práctico y más operativo sea el procedimiento, mejor será”.

El principal objetivo del proyecto PINK PANTHERS de INTERPOL consiste en centralizar la información relacionada con los presuntos autores de tales delitos, los elementos de identificación (datos nominales, fotografías, huellas dactilares, perfiles de ADN), los delitos en los que están implicados y sus alianzas y contactos ilícitos.

El análisis de esta información y la creación de redes de contacto, por ejemplo a través de los grupos de trabajo, permite a los investigadores establecer vínculos entre países que de otro modo podrían haber pasado inadvertidos, así como intercambiar la información necesaria para identificar, localizar y detener a miembros de la banda.

En febrero, la policía española detuvo a Borko Ilincic, que era objeto de una notificación roja de INTERPOL (un aviso internacional sobre una persona buscada por la justicia) publicada a petición de los Emiratos Árabes Unidos por un robo cometido en 2007 en el centro comercial Wafi de Dubái, robo en el que los ladrones, tras irrumpir con varios vehículos en una joyería a través del escaparate, habían huido con joyas por un valor estimado de 3 millones de euros.

Desde 2011, la cooperación entre los países miembros a través del proyecto PINK PANTHERS de INTERPOL ha conducido a la detención de más de 200 miembros de la banda en todo el mundo.

Se cree que el grupo cuenta con unos 800 integrantes que desde 1999 han cometido más de 370 robos en 35 países, con un botín total de joyas robadas valorado en más de 330 millones de euros.

Asisten a la reunión representantes de los siguientes países: Alemania, Andorra, Austria, Bahréin, Bélgica, Dinamarca, Emiratos Árabes Unidos, España, Estados Unidos, ex República Yugoslava de Macedonia, Francia, Grecia, Hong Kong (China), Italia, Japón, Kuwait, Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Montenegro, Noruega, Países Bajos, Rumania, Serbia, Suecia y Suiza.