All news
|
Print
25 marzo 2014

La Cumbre sobre Seguridad Nuclear pide un mayor intercambio de información con INTERPOL

El jefe de la organización policial mundial advierte de que las deficiencias en la comunicación internacional ponen en peligro la seguridad nuclear


LA HAYA (Países Bajos) ‒ El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, declaró en la Cumbre sobre Seguridad Mundial de 2014 que es necesario mejorar el intercambio de información para subsanar las importantes deficiencias existentes en la preparación internacional frente a los factores que amenazan la seguridad nuclear.

Noble aseguró que, tras el compromiso formulado por la organización policial en la Cumbre de 2012, celebrada en Seúl, de recopilar y transmitir información esencial y de utilidad práctica acerca de traficantes de material radiactivo, 23 personas de cinco países son actualmente objeto de alertas de INTERPOL en el marco de la operación FAIL SAFE.

No obstante, el Secretario General advirtió de que esas personas, todas ellas condenadas por tráfico de material nuclear o radiactivo, se encuentran actualmente en libertad y podrían estar actuando. El jefe de INTERPOL declaró asimismo que los países miembros están examinando otros 285 peligros potenciales.

“Los efectos de los atentados planeados a escala internacional por redes delictivas y terroristas utilizando material nuclear u otros materiales radiactivos superarán las fronteras geográficas”, declaró el Secretario General, quien pidió a los más de 50 jefes de Estado asistentes a la cumbre que presten mucha atención al modo en que sus respectivos equipos de seguridad intercambian información.

“Prácticamente todos los equipos nacionales de seguridad son expertos en garantizar la seguridad de sus respectivos países manteniendo secreta la información confidencial y transmitiéndola solo a los socios que les inspiran más confianza”.

“Es necesario que estos equipos se hagan expertos en determinar cómo y cuándo compartir esa información a escala internacional”, añadió el jefe de INTERPOL.

La Cumbre sobre Seguridad Nuclear de 2014 acordó que los problemas más graves que deberán tratarse en los próximos años son reforzar la seguridad nuclear e impedir que terroristas y delincuentes adquieran materiales que puedan ser utilizados para fabricar armas nucleares.

En esta cumbre de dos días de duración (24 y 25 de marzo), celebrada en La Haya, se pusieron de relieve asimismo los peligros que plantea el tráfico ilícito de material nuclear y se animó a todos los Estados a aumentar el intercambio de información por diversos conductos, incluido el de INTERPOL.

Habida cuenta de que en la reunión se destacó la creciente importancia de garantizar la seguridad de la información contenida en los sistemas informáticos, Ronald Noble aseguró que INTERPOL está preparada para ayudar a proteger las instalaciones frente a peligros emergentes “planteados no por un agujero practicado en una valla, sino por un puerto USB o un archivo adjunto a un correo electrónico”.

Unos 600 funcionarios de casi 70 países han participado ya en el curso de INTERPOL sobre la lucha contra el contrabando de material nuclear, organizado en colaboración con las Naciones Unidas, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la Unión Europea, el Instituto Forense de los Países Bajos y el Departamento de Energía de Estados Unidos.

La operación FAIL SAFE de INTERPOL ayuda a la comunidad mundial de las fuerzas del orden a realizar un seguimiento en tiempo real de personas implicadas en el tráfico ilícito de material nuclear o materiales radiactivos de otro tipo y a localizarlas, principalmente mediante el uso del sistema de notificaciones de la organización policial. Las notificaciones verdes se publican para avisar a los países miembros sobre las actividades delictivas de una persona, si se considera que esta comporta un peligro para la seguridad pública.

En el marco de la operación FAIL SAFE, los funcionarios encargados de la aplicación de la ley que trabajan en puestos fronterizos o en otros puestos clave pueden consultar inmediatamente las bases de datos de INTERPOL para comprobar si una persona es objeto de una notificación verde. De producirse un resultado positivo, se activa el envío de un mensaje de alerta –con información sobre la identidad del individuo y el país donde se encuentre al Centro de Mando y Coordinación (CCC), que está situado en la sede de la Secretaría General de la organización policial, en Lyon (Francia), y funciona las 24 horas del día. Seguidamente, el CCC notifica el hecho a los responsables del Programa de INTERPOL sobre materiales QBRNE.