All news
|
Print
09 marzo 2014

INTERPOL confirma que al menos dos pasaportes robados utilizados por pasajeros del vuelo 370 de Malaysia Airlines desaparecido estaban registrados en sus bases de datos

INTERPOL examina otros pasaportes sospechosos


LYON (Francia) – INTERPOL confirma que al menos dos pasaportes -uno austriaco y otro italiano- registrados en su base de datos sobre documentos de viaje robados y perdidos fueron utilizados por pasajeros del avión desaparecido que efectuaba el vuelo MH 370 de Malaysia Airlines.

Tanto el pasaporte austriaco como el italiano se habían registrado en esta base de datos de INTERPOL tras haber sido robados en Tailandia, en 2012 y 2013 respectivamente. INTERPOL está comprobando actualmente si hay alguna notificación de robo de alguno de los demás pasaportes utilizados por los pasajeros de este avión.

Ningún país cotejó ninguno de estos dos pasaportes robados entre la fecha de su registro en la base de datos de INTERPOL y la salida del vuelo MH 370, por lo que ahora mismo INTERPOL no puede determinar cuántas veces se utilizaron estos documentos para tomar un avión o atravesar una frontera. 

INTERPOL se mantiene en contacto con sus Oficinas Centrales Nacionales en los países afectados a fin de determinar la verdadera identidad de los pasajeros que utilizaron los pasaportes robados para embarcar en el avión malasio desaparecido.

“Aunque todavía es pronto para especular sobre cualquier conexión entre estos pasaportes robados y el avión desaparecido, es ciertamente muy preocupante que dos pasajeros hayan podido embarcar en un vuelo internacional utilizando pasaportes robados registrados en las bases de datos de INTERPOL”, declaró el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble.

“Lo más importante en este momento es descubrir la causa de la desaparición del avión que efectuaba el
vuelo 370 de Malaysia Airlines, y a este efecto INTERPOL pone todos los recursos necesarios a disposición de las autoridades competentes de Malasia y de los demás países para ayudarles a descubrir lo que sucedió. Entretanto, dedicamos nuestros pensamientos y oraciones a las familias y los allegados de los 239 pasajeros y miembros de la tripulación que viajaban a bordo”.

“Hubiéramos deseado no encontrarnos en una situación como esta. Durante años INTERPOL se ha preguntado por qué los países necesitan esperar a que ocurra una tragedia para aplicar medidas de seguridad prudentes en los puestos fronterizos y en las puertas de embarque”. 

“Ahora estamos ante un caso real; el mundo entero hace cábalas sobre la posibilidad de que los usuarios de los pasaportes robados sean terroristas, e INTERPOL se pregunta por qué solo unos pocos países en todo el mundo se ocupan de asegurarse de que las personas que portan pasaportes robados no embarquen en vuelos internacionales”, añadió el máximo dirigente de INTERPOL, indicando que se prevé que en 2017 la cifra de viajeros internacionales alcance los 1 500 millones. 

El año pasado más de 1 000 millones de personas embarcaron en vuelos internacionales sin que se cotejasen sus pasaportes en la bases de datos de INTERPOL. Ya en 2002 -tras los atentados del 11 de septiembre de 2001- INTERPOL había creado la base de datos SLTD para ayudar a los países a resguardar sus fronteras y proteger a sus ciudadanos frente a los terroristas y otros delincuentes peligrosos que sabemos se sirven de documentos de viaje fraudulentos.

Desde entonces dicha base de datos ha alcanzado cerca de 40 millones de registros y más de 800 millones de búsquedas por año, con un promedio de 60 000 resultados positivos. En 2013* Estados Unidos realizó en ella más de 238 millones de búsquedas, el Reino Unido más de 140 millones y los Emiratos Árabes Unidos más de
105 millones.  

Lamentablemente, pocos países miembros realizan búsquedas sistemáticas en las bases de datos de INTERPOL con objeto de comprobar si los pasajeros utilizan pasaportes robados o perdidos para tomar un avión.

“Si Malaysia Airlines y las líneas aéreas de todo el mundo cotejasen los pasaportes de los futuros pasajeros en la base de datos de INTERPOL, no tendríamos que hacer conjeturas sobre si unos terroristas se valieron de pasaportes robados para embarcar en el vuelo MH 370. Sabríamos que ningún pasajero del vuelo había utilizado un pasaporte robado para tomar el avión”, señaló el Secretario General.

Y concluyó: “Por respeto a los pasajeros inocentes que soportan medidas de seguridad invasivas antes del embarque con objeto de llegar sanos y salvos a su destino, espero sinceramente que los países y las líneas aéreas de todo el mundo saquen sus conclusiones de la tragedia del vuelo MH 370 y comiencen a cotejar todos los pasaportes de los pasajeros antes de permitir que entren en un avión. Esta medida constituirá un paso importante para garantizar la seguridad de los viajeros.” 

* Versión actualizada el 11 de marzo para dar cuenta de las cifras de 2013.