All news
|
Print
06 marzo 2014

INTERPOL estudia la solicitud de notificación roja enviada por Ucrania para la detención de Víktor Yanukóvich

LYON (Francia) – Las autoridades ucranianas han solicitado a la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon (Francia), la publicación de una notificación roja de esta organización internacional (un aviso internacional sobre personas buscadas por la justicia) con miras a detener a Víktor Yanukóvich por abuso de poder y asesinato, entre otros delitos.

La solicitud, recibida el miércoles 5 de marzo de 2014, está siendo examinada por la Oficina de Asuntos Jurídicos de INTERPOL a fin de determinar su conformidad con el Estatuto y los demás textos normativos de la organización policial.

Los 190 países miembros de INTERPOL han sido informados sobre este procedimiento y no tendrán acceso a referencia alguna sobre esta solicitud de notificación roja de Ucrania hasta que se haya concluido el examen jurídico en curso.

La Secretaría General de INTERPOL no realizará ningún otro comentario hasta que el citado examen jurídico haya finalizado y los países miembros hayan sido informados de la decisión de INTERPOL.

Información general sobre las notificaciones rojas

Las notificaciones rojas constituyen uno de los medios por los que INTERPOL comunica a sus países miembros la existencia de una orden de detención dictada por un juez. Se publican para solicitar la detención de personas buscadas con miras a su extradición o a la aplicación de medidas legales similares. No se trata de órdenes de detención internacionales. 

Las personas objeto de estas notificaciones son buscadas por tribunales nacionales (o, en su caso, por tribunales penales internacionales), y el papel de INTERPOL consiste en ayudar a las fuerzas policiales a identificar o localizar a esas personas con miras a su detención y extradición.

INTERPOL solo publica las notificaciones rojas a petición de los países miembros si la Oficina Central Nacional (OCN) solicitante ha proporcionado todos los datos que necesita la Secretaría General, entre los que figuran las referencias de una orden de detención vigente en el país en cuestión.

Todas las solicitudes de publicación de notificaciones rojas provenientes de cualquier país miembro están sujetas a los textos normativos de INTERPOL. Entre dichos textos se encuentra el Estatuto, cuyo artículo 3 establece que “está rigurosamente prohibida a la organización toda actividad o intervención en cuestiones o asuntos de carácter político, militar, religioso o racial”. INTERPOL toma muy en serio esta prohibición.

Pero muchos de sus países miembros consideran que la notificación roja equivale a una solicitud de detención provisional vigente, y especialmente aquellos que cuentan con un acuerdo bilateral de extradición con el país solicitante.

La Secretaría General de INTERPOL no envía in situ a funcionarios para que detengan a personas objeto de notificaciones rojas. Únicamente las autoridades nacionales del país miembro de INTERPOL en el que se haya localizado a la persona buscada tienen capacidad legal para proceder a su detención.

En los casos en que se procede a la detención de la persona buscada en virtud de una notificación roja, son los funcionarios de los cuerpos nacionales de policía de los países miembros de INTERPOL quienes la practican. INTERPOL no puede obligar a ninguno de sus países miembros a detener a una persona objeto de una notificación roja.