All news
|
Print
24 febrero 2014

Prevenir la utilización de pasaportes robados por parte de terroristas y delincuentes es esencial para la seguridad en el mundo, declara el jefe de INTERPOL

Elogia a los Emiratos Árabes Unidos por ser el tercer país que verifica más pasaportes en la base de datos de INTERPOL sobre documentos de viaje robados y perdidos


ABU DABI (Emiratos Árabes Unidos) – Fenómenos tales como el aumento de los desplazamientos internacionales han dado lugar a un incremento de los casos de usurpación de identidad, por lo que las fuerzas del orden deben colaborar con el sector privado para proteger a los ciudadanos, declaró el jefe de INTERPOL en un foro internacional sobre seguridad e identidad digital.

En su intervención en la 7ª cumbre anual ID WORLD, celebrada los días 24 y 25 de febrero, el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, señaló que los delincuentes se aprovechan de la globalización para usurpar la identidad de ciudadanos respetuosos de la ley a fin de planear o cometer delitos sin ser descubiertos.

Ronald Noble declaró que los países que prestan especial atención a la protección de sus fronteras contra terroristas, blanqueadores de capitales y otros delincuentes crean unas condiciones propicias para garantizar el desarrollo sostenible de su economía y su sociedad, ya que tal desarrollo solo es posible en un entorno seguro y estable.

El jefe de INTERPOL recordó el caso de Samantha Lewthwaite, conocida como la “viuda blanca” de uno de los terroristas suicidas que participaron en los atentados perpetrados en Londres en julio de 2005, buscada actualmente a escala internacional por las autoridades kenianas por tenencia de explosivos. Lewthwaite utilizó un documento de identidad fraudulento para viajar al extranjero, conseguir un empleo, firmar contratos de arrendamiento y obtener préstamos, todo ello a nombre de la persona cuya identidad usurpó, sin que esta sospechara nada.

Este caso pone de relieve “la tensión a la que se enfrentan a diario los organismos encargados de la aplicación de la ley para mantener la seguridad pública”, afirmó Ronald Noble; una tensión generada por la necesidad de efectuar controles de identidad a fin de identificar a los delincuentes, garantizando al mismo tiempo que tales controles no vulneren los derechos de los ciudadanos.

“Para la consecución de este objetivo, es preciso empezar por mejorar la utilización, rapidez y precisión de los mecanismos de identificación y de los controles que se efectúan en las fronteras de nuestros países”, añadió el máximo dirigente de INTERPOL.

La base de datos de INTERPOL sobre documentos de viaje robados y perdidos contiene actualmente 40 millones de registros aportados por 167 países. Aunque en ella se efectuaron más de 800 millones de búsquedas en 2013, una de cada ocho realizadas por los Emiratos Árabes Unidos –lo que convierte a este país en su tercer mayor usuario–, el Secretario General afirmó que el número de países que utiliza este instrumento imprescindible para la labor policial mundial es insuficiente.

“La triste realidad es que, pese a su increíble rentabilidad y su accesibilidad desde prácticamente cualquier lugar del mundo, solo un puñado de países utilizan esta base de datos para verificar la identidad de los viajeros”.

“El resultado es una importante laguna en nuestro mecanismo de seguridad mundial, que puede así ser explotado por los delincuentes y los terroristas”, declaró Ronald Noble.

Para descubrir a los delincuentes que utilizan documentos fraudulentos antes de que traten de cruzar una frontera o embarcase en un vuelo, INTERPOL ha creado I-Checkit, una iniciativa que permitirá a las entidades privadas colaboradoras pertenecientes a los sectores hotelero, bancario y de viajes consultar la base de datos de INTERPOL sobre documentos de viaje robados y perdidos a fin de comprobar los documentos de los clientes que traten de registrase en un hotel, abrir una cuenta bancaria o reservar un billete de avión.

“Sin embargo, todos nosotros somos conscientes de que, hoy en día, hay un peligro aún mayor provocado por la usurpación de identidad, un peligro que no proviene de la persona que se encuentra detrás de uno en un hotel, un banco o un avión, sino más bien de alguien invisible y desconocido, que puede actuar desde el otro lado del planeta”, señaló el jefe de INTERPOL, destacando la amenaza creciente que plantea la ciberdelincuencia.

A este respecto, la organización policial mundial tiene la intención de crear en el Complejo Mundial de INTERPOL para la Innovación un sistema de ciberalertas, a través del cual ella, sus países miembros y las entidades asociadas del sector privado puedan intercambiar con la policía y los ciudadanos información fundamental sobre amenazas cibernéticas incipientes. El Complejo Mundial se inaugurará en Singapur a finales del presente año.

Ronald Noble declaró asimismo que “cada vez habrá más delincuentes conectados y anónimos”, e hizo un llamamiento a los organismos encargados de la aplicación de la ley para que mantengan una estrecha colaboración con los socios del sector de las tecnologías de la información, con miras a ir un paso por delante de los delincuentes.

Entre los principales ponentes del foro ID WORLD figuran el Asesor Interregional de la Naciones Unidas, Richard Kerby; el Jefe de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Dirección General de Interior de la Comisión Europea, Luigi Soreca; Ali Al Khouri, Director General de la Jefatura de Identidad de los Emiratos Árabes Unidos; y
Pereira A. Silima, Viceministro del Interior de Tanzania.