All news
|
Print
28 enero 2014

INTERPOL organiza una convención centrada en la lucha contra las nuevas tendencias del terrorismo

SÍDNEY (Australia) – La determinación de las nuevas tendencias del terrorismo y la delincuencia transnacional, a fin de diseñar una respuesta coordinada a escala mundial, es el tema central de la Convención Mundial de INTERPOL sobre Seguridad y Lucha contra el Terrorismo.

Los participantes en la convención –más de 200 jefes de policía, directores de unidades antiterroristas y especialistas internacionales procedentes de instituciones académicas y entidades de los sectores público y privado de unos 70 países– tratarán diversos temas, como el fenómeno de los combatientes transnacionales, los secuestros cometidos para pedir rescate y el peligro que plantea el terrorismo perpetrado con materiales químicos, biológicos, radiactivos, nucleares y explosivos.

Asimismo, a lo lago de la reunión, que se celebra en Sídney (Australia) y durará tres días (del 28 al 30 de enero), se aportará a los participantes información actualizada sobre las herramientas y servicios mundiales de que dispone INTERPOL para prestar apoyo a sus países miembros, como, por ejemplo, su red de 200 funcionarios de contacto en materia antiterrorista, los equipos de gestión de crisis y el Grupo Especializado en Gestión Integrada de Fronteras.

“INTERPOL ayuda a la comunidad mundial de las fuerzas del orden a desarticular las redes delictivas y terroristas, proporcionándole asistencia operativa, sus bases de datos mundiales, sus recursos en materia de información policial, así como formación y conocimientos técnicos”, declaró Nobuyuki Kawai, Vicepresidente de INTERPOL por Asia.

“Nuestro mayor reto es lograr mantener la ventaja sobre tales delincuentes transnacionales en un mundo cada vez más globalizado, para lo que debemos seguir adaptándonos, innovando, anticipando y dirigiendo la mirada más allá de los horizontes tradicionales de la aplicación de la ley”, añadió Kawai.

El Jefe de la Policía Federal Australiana (AFP), Tony Negus, señaló que la convención ofrecía a la comunidad internacional de las fuerzas del orden la posibilidad de mejorar la cooperación y las iniciativas futuras.

“El peligro del terrorismo internacional es real y sigue evolucionando y adquiriendo cada vez mayor complejidad. En los próximos días, la AFP y sus aliados llevarán a cabo un análisis en profundidad de las tendencias cambiantes de la delincuencia transnacional, incluido el terrorismo, y determinarán estrategias para diseñar la respuesta prevista a escala mundial”, declaró Negus.

“La Historia y la experiencia muestran de manera inequívoca que el intercambio de información es fundamental para combatir todas las formas de delincuencia, pero en el caso del terrorismo tal intercambio aún no es una realidad, y la situación debe cambiar”, advirtió Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL.

“INTERPOL cuenta con una situación inmejorable para respaldar a la comunidad mundial de las fuerzas del orden en tal empresa”.

“Los países tienen que asegurarse de que sus funcionarios de primera línea, especialmente los que trabajan en las fronteras, donde los delincuentes son más vulnerables, tengan acceso a las herramientas y bases de datos de INTERPOL, que contienen información policial de vital importancia y pueden resultar esenciales para identificar a prófugos y terroristas que tratan de sustraerse a la acción de la justicia”, añadió el Sr. Louboutin, refiriéndose a las recientes operaciones y cursos coordinados por INTERPOL y destinados a ayudar a los países a elaborar estrategias sostenibles de seguridad fronteriza, centradas en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia transnacional.

En el marco de las operaciones HAWK y DOVE, en las que participaron funcionarios policiales y de los servicios de inmigración, aduanas y seguridad fronteriza, se realizaron más de 400.000 comprobaciones de información en las bases de datos de INTERPOL sobre personas buscadas, documentos de viaje robados y perdidos y vehículos robados.

La operación HAWK, llevada a cabo en el Sudeste Asiático, condujo asimismo al decomiso de más de 70 kg de clorato de sodio, un precursor químico utilizado en la fabricación de artefactos explosivos artesanales.

Además de coordinar operaciones sobre el terreno, INTERPOL también ha facilitado la celebración de una serie de reuniones destinadas a tratar diversos temas, como los flujos de dinero vinculado al terrorismo o los itinerarios de los terroristas y de los combatientes transnacionales con destino a las zonas de conflicto, y ha elaborado distintos documentos sobre información estratégica e informes analíticos.

La Convención Mundial de INTERPOL sobre Seguridad y Lucha contra el Terrorismo, que cuenta con el apoyo del Gobierno canadiense y de la Policía Federal Australiana, recurrirá a los conocimientos especializados y la experiencia de los países miembros para determinar los ámbitos en los que se precisa más apoyo y coordinación.