All news
|
Print
29 noviembre 2013 - Media release

Decomiso de marfil y madera ilegal en África en una operación coordinada por INTERPOL

LYON (Francia) – Durante una operación contra el tráfico de marfil y la tala ilegal en África Austral y Oriental coordinada por INTERPOL se incautaron más de 240 kg de marfil de elefante y 859 troncos de madera, y se procedió a la detención de 660 personas.

Esta operación, llevada a cabo en el marco de los proyectos WISDOM y LEAF de INTERPOL, iba doblemente dirigida contra el tráfico de marfil y la tala ilegal, ya que los traficantes a menudo esconden el marfil dentro de contenedores de carbón o cámaras soldadas de camiones empleados para transportar troncos a través de las fronteras.

Se decomisaron también 20 kg de cuernos de rinoceronte, 302 bolsas de carbón, 637 armas de fuego, cerca de 2.000 cartuchos de munición, 30 motosierras, 200 kilos de cannabis y 'khat', 65 bolitas de heroína, 47 partes de animales y 44 vehículos. 

Esta operación de un mes de duración (del 26 de septiembre al 26 de octubre) contó con el apoyo de Wildcat Foundation y también de NORAD, la agencia noruega de ayuda al desarrollo, y fue ejecutada por funcionarios encargados de la protección de especies silvestres, agentes forestales, guardas de los parques, policías y agentes de aduanas de cinco países: Mozambique, Sudáfrica, Suazilandia, Tanzania y Zimbabue.

“A través de esta operación de INTERPOL, hemos podido identificar grandes redes involucradas en el tráfico de marfil de elefante y hemos decomisado importantes cantidades de marfil, así como cargamentos ilegales de madera y carbón”, afirmó Heri Lugaye,Assistant Superintendentde la Policía destacado en la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Dar es Salaam (Tanzania).

Y añadió: “Todavía seguimos comprobando los datos generados por esta operación y esperamos realizar más incautaciones basadas en este trabajo de colaboración”.

David Higgins, jefe de la unidad de INTERPOL de Seguridad Medioambiental, también destacó la importancia del intercambio de datos y el análisis de información.

“Estas operaciones aportan muchos datos e información sobre dónde y cómo se cometen estos delitos, pero también sobre las personas y redes que los materializan”, declaró Higgins.

“El análisis y la comparación con la información registrada en las bases de datos mundiales de INTERPOL permiten a las fuerzas del orden determinar con mayor claridad la forma de emplear los recursos con mayor eficacia para desmantelar las redes de delincuencia transnacional involucradas en estas actividades”, añadió el agente de INTERPOL.  

Antes de la operación, 26 funcionarios de Mozambique asistieron a unas actividades de formación organizadas en la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Maputo con el apoyo de la Policía Militar de Portugal, y recibieron información actualizada sobre las últimas herramientas y técnicas de investigación de delitos contra la fauna y la flora silvestres.  

Uno de los objetivos principales de la operación era reforzar la capacidad a escala nacional y regional a fin de proteger a los elefantes y rinocerontes en peligro de extinción debido a la caza ilícita y al comercio ilegal de cuernos y marfil. A principios de noviembre se realizaron dos intervenciones más en Dar es Salaam y Zanzíbar, en las que se recuperaron más de 1.700 piezas de marfil con un peso de cerca de
5 toneladas.

Un equipo de INTERPOL de apoyo a la investigación se desplazó a África Oriental para facilitar a los países miembros más conocimientos especializados en análisis e investigación y evaluar los delitos contra el medio ambiente en la región, centrándose en la caza furtiva de elefantes y el tráfico ilícito de marfil.

Los datos recogidos en la operación y los recientes decomisos serán recopilados y analizados, y servirán de referencia en futuras intervenciones de las fuerzas del orden a escala regional e internacional.