All news
|
Print
06 diciembre 2013 - Media release

Nepal solicita la publicación de una notificación roja de INTERPOL sobre un cazador furtivo de rinocerontes

LYON (Francia) – A petición de Nepal, INTERPOL ha publicado una notificación roja (o aviso internacional sobre personas buscadas por la justicia) sobre Rajkumar Praja, buscado por caza furtiva de rinocerontes y comercio a escala internacional de cuernos de dicho animal.  

Este nepalí de 30 años es buscado para el cumplimiento de una condena de 15 años por dedicarse a la caza furtiva de rinocerontes en el Parque Nacional de Chitwan. La publicación de esta notificación roja se ha realizado tras el desmantelamiento de una red de 13 cazadores furtivos, llevado a cabo por las fuerzas del orden de Nepal a principios de este año.

La unidad de INTERPOL de Seguridad Medioambiental ha acogido con satisfacción la solicitud de Nepal para la publicación de una notificación roja, por considerarla una nueva muestra de los esfuerzos que realizan los organismos nepalíes encargados de la aplicación de la ley y que han conducido a una brusca disminución del número de casos de caza furtiva y al aumento de las detenciones.

“Dado el carácter cada vez más internacional de los delitos contra las especies silvestres, es importante que los países miren más allá de sus fronteras nacionales y elaboren una estrategia internacional de investigación sobre prófugos”, afirmó David Higgins, Jefe de la unidad de INTERPOL sobre Seguridad Medioambiental. 

Y añadió: “Teniendo en cuenta el elevado número de delincuentes que cruzan las fronteras nacionales, las fuerzas del orden deben ir un paso por delante para ser capaces de combatir con éxito este tipo de delito. Quisiéramos animar a todos los países miembros a que hagan mayor uso de la red mundial de INTERPOL para identificar y llevar a los tribunales a los delincuentes que traten de obtener beneficios a costa de nuestro medio ambiente”.

Un factor importante de la lucha contra este tipo de delincuencia es la coordinación con otras organizaciones regionales e internacionales, incluida la red de Asia Meridional para la aplicación de las leyes de protección de especies silvestres (SAWEN).

“Los delitos contra la fauna y la flora silvestres están bien organizados a escala transnacional. Es fundamental que trabajemos conjuntamente, si queremos desarrollar las capacidades del personal de primera línea para combatir este tipo de delincuencia”, declaró Megh Bahadur Pandey, Coordinador Principal en materia de aplicación de la ley de la red SAWEN y Director General del Departamento de Parques Nacionales y Conservación de las Especies Silvestres de Nepal. 

“La Secretaría de la SAWEN e INTERPOL han puesto en marcha actividades conjuntas destinadas a mejorar las capacidades del personal de las fuerzas del orden de Asia Meridional que actúa en la primera línea. La Secretaría de la SAWEN quisiera hacer un llamamiento a todas las redes y organismos internacionales dedicados a la aplicación de las leyes de protección de las especies silvestres, para que colaboren en la lucha contra los delitos que afectan a tales especies”, concluyó Pandey.  

El comercio internacional de especies de fauna y flora silvestres constituye una de las mayores amenazas para los esfuerzos de conservación de dichas especies, y, de hecho, actualmente la explotación delictiva está llevando al borde de la extinción a especies emblemáticas, tales como el tigre, el leopardo de las nieves, el elefante y el rinoceronte. Los proyectos PREDATOR y WISDOM de INTERPOL permiten apoyar las actividades que realizan las fuerzas del orden nacionales para combatir los delitos contra las especies silvestres en Asia y África.

Se anima a los 190 países miembros a que den prioridad al intercambio a escala internacional y aumenten el uso de las herramientas especializadas de INTERPOL, entre ellas el sistema de notificaciones clasificadas por colores, con miras a investigar, localizar y detener a los autores de delitos contra el medio ambiente.

El reconocimiento de la necesidad de actuar a escala mundial para combatir a las organizaciones delictivas transnacionales responsables de los delitos contra el medio ambiente se puso recientemente de relieve mediante el anuncio, por parte del Departamento de Estado de Estados Unidos, del pago de una recompensa de un millón de dólares a quien proporcione información que conduzca al desmantelamiento de la red Xaysavang.