All news
|
Print
20 noviembre 2013 - Media release

La primera identificación lograda gracias a la base de datos de INTERPOL iARMS sobre armas robadas une dos casos de Costa Rica y Panamá sin relación aparente

El resultado pone de relieve la importancia de intercambiar información a través de las redes de INTERPOL


LYON (Francia) – El Sistema de INTERPOL para la Gestión de Registros y Localización de Armas Ilícitas (iARMS) ha generado su primer resultado positivo al mostrar la coincidencia entre un arma decomisada por la policía de Panamá y una robada en Costa Rica 18 meses antes.

Esta herramienta, que está operativa desde principios de 2013, contiene ahora más de 288.000 registros facilitados por cerca de 100 países y proporciona a los 190 países miembros de INTERPOL un sistema centralizado en el que pueden introducir y consultar datos sobre armas de fuego perdidas, robadas u objeto de tráfico o de contrabando.

En enero de 2012 las autoridades de Costa Rica señalaron el robo de 216 armas que se encontraban en un depósito. A fin de alertar a otros países del posible peligro que planteaban estas armas desaparecidas, INTERPOL publicó una notificación naranja en la que indicaba que estas podían haber sido pasadas de contrabando a otros países de la región.

Cuando en abril de 2013 Costa Rica entró a participar en la base de datos iARMS, registró la información sobre la partida de armas robadas. Este país fue uno de los primeros de la región en introducir datos en ella.

En un caso distinto, en agosto de 2013 la policía de Panamá decomisó una pistola en una redada practicada en una vivienda a raíz de una investigación de drogas. Al comprobar los datos del arma en la base de datos iARMS pudo determinar que la información coincidía con la de una de las armas que habían sido robadas en Costa Rica en 2012.

“Este primer resultado positivo arrojado por la base de datos viene a demostrar la importancia de nuestra herramienta para descubrir conexiones entre casos que en un principio no parecen guardar relación”, declaró Jeffrey Stirling, jefe del Programa de INTERPOL sobre Armas de Fuego.

“Esperamos que este buen resultado sirva de ejemplo para animar a los países miembros a introducir en la base de datos iARMS la información de que dispongan sobre armas de fuego robadas, perdidas, objeto de tráfico o de contrabando, o que tengan relación con un delito, de modo que nuestra herramienta sea aún más útil para las fuerzas del orden”, concluyó  Jeffrey Stirling.

Ahora las autoridades de Costa Rica y Panamá están colaborando estrechamente para intercambiar información que permita descubrir posibles rutas de tráfico y contrabando de armas entre ambos países, y las organizaciones que pueden estar implicadas en estas actividades.

Además de ayudar a los países a descubrir coincidencias entre datos de armas de fuego ilícitas, el sistema iARMS también permite a los organismos encargados de la aplicación de la ley ver la fecha y el lugar de fabricación de un arma, lo que les puede ayudar a rastrear su uso desde que esta entra en el mercado hasta que se practica su decomiso.